Esto fue lo que recibió el hombre. | Fuente: Diario El Centro

Impotencia y rabia. Esto resume los sentimientos de Hugo Alvarado un hombre de Linares en la región de Maule en el centro de Chile.

Su hija retiró un Samsung Galaxy S8 que compró por Internet en una tienda por departamentos en la capital Santiago y se lo envió como encomienda por la empresa Chilexpress. No recibió lo que esperaba.

“Voy a ver mi nuevo teléfono y resulta que venía una caja de leche individual y unas bolsas, pero nada del nuevo celular”, contó al Diario El Centro.

“Me sentí profundamente engañado al momento de abrir la encomienda y encontrarme con un envase de leche”, se lamentó. Cree que pasó algo en el camino, ya que incluso su hija compró una caja especial para enviar la preciada encomienda que el chofer de ambulancias logró comprar gracias a una oferta a 300 mil pesos (aproximadamente US$ 450).

La empresa respondió a la denuncia y aseguró que está iniciando una investigación interna. Además, dio una buena noticia: “Independientemente de los resultados de esta, Chilexpress lo indemnizará de acuerdo a las condiciones del servicio contratado. En este caso, el servicio de envío de celulares, considera una indemnización al monto declarado al momento de contratar el servicio”, indica un comunicado reproducido por Bio Bio.

Sepa más:
¿Qué opinas?