La actriz Ginger Banks se considera una víctima de las políticas de Instagram. | Fuente: iStock

“Nos discriminan porque no les gusta lo que hacemos para ganarnos la vida”. Alana Evans, presidenta del Gremio de Actores de la Industria del Porno dio estas declaraciones a la BBC. Según asegura, Instagram está eliminando sus cuentas de manera sistemática.

Evans (43) sostiene que más de 1,300 actores de la industria pornográfica han sido borrados de Instagram por moderadores de contenido a pesar de que no publicaban desnudos ni contenido explícito.

"Debería poder inspirarme en el perfil de Sharon Stone o en cualquier otra cuenta verificada para mi propio perfil de Instagram, pero la realidad es que si lo hago me eliminan", reclama la veterana actriz.

Su gremio, reconocido federalmente, había logrado establecer un sistema de apelaciones junto a Instagram en junio, pero se detuvieron las conversaciones y todo regresó a foja cero.

Todo apunta a grupos que se organizan para reportar cuentas de trabajadores de la industria pornográfica sin importar qué publiquen.

Esto sucedió con la cuenta @sabrinathebunny. Publicó una foto sentada en un campo de calabazas, que fue removida por “violar las reglas comunitarias”.

Fotos como esta fueron eliminadas de inmediato. | Fuente: Twitter / @sabrinathebunny

“Nunca publiqué imágenes explícitas en Instagram. Pero incluso una foto mía en pantalones ajustados podría ser para algunos muy provocativa, y suficiente como para que me reporten”, se quejó la actriz Ginger Banks, otra autodenominada víctima de Instagram.

¿Qué dice Facebook?

La compañía dueña de Instagram respondió a la BBC a través de un vocero. "Tomaremos medidas sobre el contenido que nos reportan si infringe estas reglas. Le damos a la gente la oportunidad de apelar la decisión y restableceremos el contenido si eliminamos algo por error".

Recordemos que recientemente Facebook e Instagram han puesto prohibiciones que incluyen mensajes sugerentes con emojis como el del durazno y la berenjena, siempre y cuando envuelvan ofertas de índole sexual.

¿Qué opinas?