Twitter Elon Musk
George Hotz, reconocido por haber hackeado la PS3 y el iPhone, ayudará a Elon Musk con el desarrollo de Twitter. | Fuente: Pexels/TechCrunch (Flickr)

Twitter sigue atravesando por un momento complicado actualmente ahora que ya no cuenta con toda su plantilla laboral tras la ola de despidos y renuncias masivas. Debido a ello, Elon Musk está buscando toda la ayuda posible con tal de mantener a flote a la red social en su actual estado y para ello ha contratado a George Hotz, a quién se le reconoce por haber sido el primer hacker de la PlayStation 3 de Sony y por haber atravesado las defensas del iPhone de Apple.

Pese a que este legendario informático rechazó la oferta laboral que el mismo magnate le hizo en 2015 para que forme parte de Tesla Motors, finalmente accedió a ayudar a Musk en su objetivo de salvar Twitter y de convertirla en la ambiciosa plataforma que se plantea desde incluso antes de que la comprara e iniciara su gestión a finales de octubre.

El famoso hacker tendrá la misión de salvar Twitter

Hotz, quien también formó parte de las filas de Facebook y Google en el pasado, decidió apoyar a Musk en su cruzada por mejorar la situación de Twitter ya que también comparte su filosofía de “trabajo extremadamente duro”. El hacker considera que este tipo de actitud “es necesaria para construir grandes cosas”.

El trato entre Musk y Hotz es bastante peculiar ya que este no es un empleado más de la compañía, sino más bien un becario que trabajará durante doce semanas sin recibir un salario a cambio. La misión principal del hacker consistirá en arreglar el buscador de Twitter y eliminar algunos detalles que pueden ser molestos para los usuarios como el cuadro que impide navegar en la plataforma si no se inicia una sesión.

El acuerdo entre Musk y Hotz para salvar Twitter

De esta forma específica, Hotz ahora tendrá que dividir su tiempo y jornada laboral entre Twitter y su propia compañía Comma.ai, la cual es una startup que fundó tras rechazar la oferta de Musk para formar parte de Tesla Motors en 2015. El negocio de esta empresa son kits de desarrollo de asistencia para conducción que son compatibles con más de 200 modelos de automóviles por unos US$1.999.

A largo plazo, el ambicioso plan de Hotz es que sus kits de desarrollo de asistencia terminen convirtiéndose en productos de consumo masivo.

Como bien explicamos anteriormente, el plan de Elon Musk ahora que cuenta con el apoyo de Hotz y de otros ingenieros reclutados tras los despidos y renuncias de empleados es establecer una red social muy distinta a la que existe en la actualidad. Las previsiones del magnate para Twitter incluyen mensajes directos cifrados, videollamadas, chats de voz y un replanteamiento de Twitter Blue, el servicio de suscripción que sigue en pausa tras el caos que se generó cuando se le implementó la verificación de cuenta.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.