“Love & Bananas”
El documental “Love & Bananas” recoge la enorme labor detrás del rescate de elefantes en Tailandia. | Fuente: Difusión

El pasado 27 de junio, el canal National Geographic estrenó “Love & Bananas”, un documental dirigido por Ashley Bell, quien tras enterarse de los rescates de elefantes en Tailandia, decidió poner su lente al servicio del denodado trabajo que los rescatistas realizan en favor de esta especie.

Así, supo que los rescates suelen ser impredecibles y peligrosos. Es mucho más común  —e incluso una tradición o un negocio que se transfiere de generación en generación— cazarlos, vender sus partes en un mercado negro y entrenarlos para ser utilizados como animales de servicio o de entretenimiento, principalmente como atracción para los turistas.

De allí que Bell y un equipo de rescatadores de elefantes, liderado por la conservacionista Lek Chailer, se embarcaran en una misión audaz de más de 720 kilómetros a través de Tailandia para salvar y liberar en un santuario a Noi Na, una elefanta de 70 años parcialmente ciega. A través de su historia, la producción expone las condiciones a las que cada elefante asiático es sometido.

¿Qué otros aspectos inspiraron a Ashley Bell a filmar “Love & Bananas”? A continuación, presentamos cinco datos claves que llevaron a la también actriz a enfocarse en la liberación de elefantes asiáticos.

CINCO DATOS QUE INSPIRARON A CREAR “LOVE & BANANAS”

1. PELIGRO DE EXTINCIÓN

Aunque hay muchas especies, los elefantes están divididos principalmente en dos grandes tipos: africanos y asiáticos. En el mundo, hay alrededor de 450 mil elefantes africanos, pero solo un estimado de 45 mil elefantes asiáticos y 33% de ellos están en cautiverio. Su existencia está en peligro de extinción.

2. HOGAR DEFORESTADO

En otra época, los elefantes asiáticos solían recorrer libremente muchos países del continente. Hoy, su alcance es limitado, su hogar está desapareciendo y su existencia es constantemente amenazada. Por la deforestación, en Cambodia, 75% de la jungla ya no existe.

3. VÍCTIMAS DE MALTRATOS

Todos los elefantes en cautiverio tienen algo en común: han sido víctimas de maltratos y abusos por parte de los humanos. Sus cuerpos suelen reflejar claramente todo lo que han tenido que soportar para ser domesticados: cicatrices, deshidratación, daños en los ojos, entre otros.

4. ADMIRACIÓN POR LEK CHAILER

Cuando Bell conoció a la conservacionista Lek Chailer sintió una gran admiración. En 20 años, la tailandesa ha rescatado a más de 200 elefantes. Pero no ha sido tarea fácil abogar por un cambio positivo en medio de tradiciones tan arraigadas. En su país, Lek ha sido amenazada, criticada, allanada e incluso repudiada por su propia familia, que lucraban con el turismo salvaje y rompieron vínculos con ella cuando empezó su activismo. A pesar de eso, Lek se mantiene firme con sus convicciones. Algunas negociaciones con los dueños de elefantes para que los liberen pueden tardar más de 10 años, pero valen la pena, porque para ella un mundo sin estas especies no tendría sentido. Por su trabajo, ha recibido múltiples reconocimientos. Fue nombrada una de las “Heroínas de Asia” por la revista Time en 2005 y "Heroína del planeta" por la Fundación Ford en 2001.

5. UN ALTO AL TURISMO SALVAJE

En el documental, Bell revela el aspecto más oscuro del turismo salvaje. La producción tiene como objetivo inspirar una nueva manera de apreciar esta especie, llegar al corazón de los espectadores y mostrar lo que se puede hacer para revertir su situación actual: no realizar paseos en elefantes, no asistir a circos o espectáculos que los utilicen como parte del show, no comprar productos fabricados con partes de sus cuerpos y no quedarse en silencio, porque compartir información ayuda a generar conciencia para evitar su maltrato y prevenir su extinción.