Foto: Wikimedia

Nuevas pruebas sobre los beneficios del consumo habitual de aceite de oliva virgen sobre la salud, lograron mostrar investigadores de la Universidad de Córdoba en España, quienes comprobaron su protección contra la inflamación, el estrés oxidativo y el riesgo cardiovascular propios del envejecimiento.

Durante las investigaciones, se encontró que el aceite de oliva reducía sensiblemente los niveles de fibrinógeno, uno de los principales marcadores asociados al riesgo cardiovascular, y los de la clusterina, una proteína cuyos niveles se encuentran incrementados en diversos estados patológicos como la aterosclerosis y constituyen un marcador en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Por si fuera poco, los investigadores agregaron que una dieta enriquecida en aceite de oliva incrementó los niveles de apolipoproteína A-I, una proteína relacionada con la protección contra la arterioesclerosis. El estudio fue publicado en la revista AGE, de gran relevancia en el ámbito de la biogerontología.