Consumo excesivo de alcohol y grasas puede ser mortal

Las personas que están más propensas a sufrir daño digestivo, son las que tienen una enfermedad gástrica crónica, o antecedentes de úlcera péptica.
Difusion

La ingesta de alcohol en exceso con las grasas puede ser mortal ya que juntos potencian sus efectos, así lo advirtió el gastroenterólogo del Hospital Sisol de Surquillo, doctor Mauricio Díaz del Olmo.

Precisó que la sola ingesta de alcohol ya produce daño en nuestro organismo, comenzando por el esófago, y que luego de una intoxicación alcohólica aguda se desarrolla una gastritis endoscópica por estimulación de la secreción acida gástrica.

Al respecto, dijo que se produce en más del 80% de casos eritemas, erosiones y acumulación de secreciones de la mucosa, seis horas después del consumo.

“A mayor consumo de alcohol mayor daño gástrico; además de evitar la mezcla con alimentos ricos en grasa, aspirinas, antiinflamatorios y antibióticos, pues se incrementa el daño”, indicó.

Para Mauricio Díaz las personas que están más propensas a sufrir daño digestivo, son las que tienen una enfermedad gástrica crónica, o antecedentes de úlcera péptica. También si sufren de obesidad, diabetes, de hígado graso o antecedente de pancreatitis.

"Si tienen problemas de colesterol y triglicéridos, se debe evitar consumos de alcohol y grasa pues estás más predispuesto a complicaciones.“Si uno toma licor, el peor error es ingerir luego alimentos ricos en ácidos o picantes, o seguir consumiendo licor", resaltó.

Del mismo modo, señaló que existe la posibilidad de aumentar problemas como reflujo gástrico esofágico, hemorragias digestivas por irritación directa al alterarse el vaciamiento gástrico, náuseas y vómitos que pueden desarrollar síndromes como el de “Mallory Weiss” o “desgarro a nivel de la unión esófago gástrica, y el desarrollo de pancreatitis aguda.

Efectos en el estómago

Según el especialista no existe el alcohol bueno, ya que todos causan daño al estómago. “El consumo de una dosis única de 200 ml de un licor ya produce un cierto grado de inflamación de la mucosa gástrica, y en algunos casos llega a producir erosiones y hemorragias”.