Todos los que alguna vez han estado en el gimnasio, han experimentado la sensación de pereza y desgano de ir. Es normal, el problema surge cuando la flojera te vence y empiezas a dejar de ir, o ir muy de vez en cuando.

Y cuando esto ocurre, no solo no lograrás tus objetivos iniciales, sino que estás perdiedon una suma de dinero nada despreciable, pues hay que recordar que los gimnasios no son gratis.

En ese sentido, la revista masculina "Men"s Health" elaboró una lista con cinco consejos que te ayudarán a no claudicar ante el gimnasio y así puedas cumplir tu objetivo de verte mejor.