La generación de juegos de PlayStation 4 mantuvo el precio referencial de US$ 59.99 para títulos AAA.
La generación de juegos de PlayStation 4 mantuvo el precio referencial de US$ 59.99 para títulos AAA. | Fuente: Unsplash

La nueva generación de consolas llega oficialmente a finales de este año. Sony con la PlayStation 5 y Microsoft con la Xbox Series X prometen gráficos a 4K y tiempos de carga más rápidos. Sin emabrgo, hay un detalle que se menciona poco: los gamers tendrán que gastar más.

La tendencia en la industria es que los juegos AAA cuesten US$ 59 en su lanzamiento, pero la llegada de las nuevas consolas ha servido para que algunas compañías suban el precio de los juegos a US$ 70.

Struss Zelnick, CEO de Take-Two, compañía que tiene en su paraguas a Rockstar y 2K Games, defendió este aumento. En una entrevista con Protocol, aseguró que los costos de producción de juegos han subido entre 200 y 300%.

“Entregamos un juego mucho, mucho más grande por US$ 60 o US$ 70 del que entregábamos por US$ 60 hace 10 años”, argumentó.

Lo cierto es que la gran mayoría de juegos de hace 15 años no tomaban las microtransacciones como parte del negocio. Zelnick considera que no cambian la experiencia de juego ya que no son obligatorias.

La próxima generación de consolas vendrá con una pequeña inconveniencia para la billetera.
La próxima generación de consolas vendrá con una pequeña inconveniencia para la billetera. | Fuente: Sony

Se acaba una era

NBA 2K21 de 2K Games fue uno de los primeros juegos para PlayStation 5 y Xbox Series X en adoptar el precio de US$ 70, mientras que EA ha tranquilizado a los jugadores de FIFA 21 ofreciendo un upgrade gratuito a la próxima generación.

Cyberpunk 2077, uno de los juegos más esperados del año, también tendrá una actualización gratuita para las PlayStation 5 y Xbox Series X.

Lo más probable es que en 2021 se vea el cambio de precios de manera más masiva con las consolas finalmente en las manos de más jugadores.

La empresa de investigación de mercado IDG indicó a Gamesindustry que no hubo un aumento de precios en los juegos desde 2006. En esa ocasión, el salto fue de US$ 49.99 a US$ 59.99 con la llegada de la PlayStation 3 y la Xbox 360.