Los Newts son niños y adolescentes que han sufrido mutaciones debido a un virus global. | Fuente: BEND Studio

Tras una larga espera, BEND Studio confirmó la fecha de salida de Days Gone, un videojuego de zombies que llegará el 26 de abril a PlayStation 4. Con los días contados, nuevos detalles ha sido revelados para generar mayor expectativa sobre este título.

En las redes sociales se ha hecho eco de un tipo de enemigo muy particular: los Newts. Los Newts son niños que han mutado debido al virus que da origen a todos los monstruos en el videojuego. Según el desarrollador del juego Emmanuel Roth, no debemos considerar a los Newts como seres humanos, sino como “algo completamente nuevo”.

El diseñador terminó su conversación con Polygon afirmando que este tipo de enemigos brinda otra jugabilidad al título: “no se lanzan a la ofensiva, sino que [...] apenas bajas la guardia, no prestas atención y te acercas lo suficiente a ellos, van a salir de la nada. Así que son ... son realmente siniestros, un poco malvados".

Aunque esta declaración haya querido apaciguar las aguas sobre el tema, en redes se generó un debate moral si es que estas situaciones deberían presentarse incluso en videojuegos.

No es el primer videojuego en presentar este tipo de criaturas

Aunque hayan personas incómodas por el hecho, hay que señalar que este tema no es nuevo y ya se ha conversado con anterioridad. Son pocos los títulos que se animan a presentar este tipo de monstruos con forma infantil y la jugabilidad variada. Por ejemplo, en el clásico Silent Hill 1 (1999), existían los Shadow Babies, fantasmas con siluetas de bebés que se aparecían para asustarte. No podías dispararles.

En Half-Life 1 (1998), el jefe final se llamaba Nihilanth y mantenía forma de feto humano. Sin embargo, se presentaba como una especie extraterrestre que busca invadir la Tierra.

Sin irnos del género de zombies, Resident Evil ha presentado a lo largo de su franquicia alguno que otro niño infectado por el virus T, aunque sin alguna confrontación directa. Uno de los últimos casos sucedió en Resident Evil 2 Remake (2019).

Los casos más sonados nos muestran la contraparte entre desarrolladores. Primero, la aventura de The Walking Dead (2012) de Telltale Games nos presenta un niño zombie que genera una crisis moral entre los protagonistas y se convierte en pieza clave en la narrativa.

Sin embargo, Doom 3 (2004) nos brindaba una de los primeros encuentros directos con un monstruo en forma de bebé. Asimismo, en Dead Space 2 (2011) tendríamos que realizar una masacre de bebés en zombies en distintos momentos de la entrega, ya que, más allá de la pena que te puedan causar en el momento, tratarán de matarte ni bien te vean.

Estamos dejando de lado algunas escenas de otros videojuegos, pero el punto está claro. Las desarrolladoras tienen el mapa libre si es que desean utilizar este recurso en sus juegos de supervivencia, ya que su inclusión no es descabellada en tramas de mutaciones e infecciones. De hecho, y por lo visto, también pueden escoger cómo afectará esta escena en la historia y la jugabilidad de su entrega.

¿Qué opinas? ¿Deben censurarse este tipo de monstruos en los juegos?

¡Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek!  

¿Qué opinas?