La cadena cuenta con sucursales a través de todo el país norteamericano. | Fuente: Wallmart

De nunca acabar. El pasado 3 de agosto ocurrió un lamentable tiroteo en la cadena norteamericana Wallmart en El Paso, Texas, que dejó al menos quince muertos. A las horas, distintos políticos estadounidenses (incluyendo al presidente Donald Trump) culparon a los videojuegos por este acto, lo que ocasionó un desplome en las acciones de las empresas responsables de esta industria.

Por lo mismo, y con esta campaña repetitiva de tratar de vincular los videojuegos con las tragedias, la propia Wallmart ha decidido pedir a sus trabajadores que no muestren ningún tipo de publicidad de videojuegos que contengan contenido “violento” como muertes o asesinatos. 

El reporte del medio Vice informa que existe un documento en el que se pide a los responsables de todos los locales dejar de publicitar títulos explícitos:

Sin embargo, y a pesar de la tragedia, “no existe ningún cambio en la política de venta de armas”, pese a la gran campaña mediática para exigir un mayor control en esta industria.

La movida ha causado grandes críticas de todo el mundo debido a que se responsabiliza directamente a la gran comunidad de videojuegos por masacres y tiroteos en los que nada tiene que ver.

¿Qué opinas?

¡Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek!

¿Qué opinas?