Las colas son extensas, pero los jugadores se lo toman de la mejor manera. | Fuente: Twitter

La experiencia del World of Warcraft original ha regresado con el lanzamiento de WoW Classic, nuevos servidores con todo lo nostálgico de MMO en sus primeros años. Pues, este regreso a la década pasada también llegó con inconvenientes.

Primero, el ingreso a los servidores demoró a muchos usuarios horas de horas. Los aficionados afirmaron vía redes que pasaron desde 2 hasta 6 horas para poder probar el juego.

Sin embargo, lo más anecdótico de estas primeras horas son las colas formadas dentro del mundo abierto. Para poder obtener una misión, cientos de jugadores se amontonaban sobre el NPC correspondiente y causando gran desorden. Ya que nadie lograba acceder a la quest (o cobrar sus recompensas), idearon un plan: hacer colas.

No es broma. Las ciudades más importantes del juego para ambas facciones están llenas de colas de los jugadores. Lo mejor es que nadie deja que otro personaje se adelante o se pase de vivo.

Más allá de esto, WoW Classic ha permitido que Blizzard tenga un alza en sus acciones y que los jugadores regresen a la plataforma. Esperemos que mantengan la conexión con ellos.

Para jugar WoW Classic, necesitas tener tu cuenta de battle.net y descargar el cliente de Blizzard. En teoría, es gratis, ya que, si te suscribes mensualmente al World of Warcraft actual (el cual ya se encuentra en la expansión Battle for Azeroth) por 15 dólares, tendrás acceso a los servidores clásico o Vanilla sin costo extra.

¿Qué opinas?

Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek. Además también puedes escuchar nuestro PROGAMER Podcast en RPP Podcast, iTunes y Spotify.

¿Qué opinas?