PC Gaming | ¿Qué tanto influyen los FPS y las tarjetas de video de gama alta en los esports?

¿Es en verdad necesario tener una tarjeta de video de gama alta? ¿Qué tan perceptible es la diferencia de juego cuando tienen una tasa de fotogramas por segundo elevada? Respondemos estas preguntas y más en la siguiente nota.

Apex Legends, Fortnite y PUBG son los esports de género Battle Royale que podrián favorecerse más de una elevada tasa de FPS.
Apex Legends, Fortnite y PUBG son los esports de género Battle Royale que podrián favorecerse más de una elevada tasa de FPS. | Fuente: Respawn Games

Nuestro especialista en PC, Erich García, tuvo la oportunidad de conversar con Alexandre Ziebert, especialista en PC Gaming y miembro del equipo latinoamericano de Nvidia acerca ciertas dudas sobre algunos esports en PC y su relación con la tasa de fotogramas por segundo (FPS).

Erich: A nivel competitivo, los jugadores de Battle Royale, así como FPS, usan monitores a 1080p. Entendiendo que a esa resolución importa más un CPU potente, ¿por qué se recomendaría una tarjeta de alta gama como de la serie RTX?

Alex: Aunque la CPU también sea importante, para obtener una alta tasa de FPS con un buen nivel de calidad gráfica (por lo menos el preset HIGH) necesitarás una GPU de bastante potencia. 

Muchos jugadores reducen la calidad gráfica al mínimo para obtener tasas de FPS más altas, pero al hacerlo pierden importantes informaciones visuales, como las sombras de los enemigos o la distancia hasta donde se renderiza el campo de batalla. 

Observamos que para los 3 juegos Battle Royalle más jugados (Fortnite, PUBG y APEX Legends) una GeForce GTX 1660 Ti ya ofrecerá una tasa mínima de 120fps, mientras que para los que desean estar siempre por encima de los 144fps, lo recomendado será por lo menos una RTX 2060

Erich: Desde su anuncio, ¿a cuántos monitores se ha extendido la certificación de compatibilidad de NVIDIA G-Sync? Hasta mayo eran 28. 

Alex: Recordamos que puedes activar manualmente el soporte a G-SYNC con cualquier monitor que tenga soporte a Adaptive Sync a través del Panel de Control de NVIDIA. La calidad de su experiencia dependerá de la calidad de monitor, por eso creamos un proceso para certificar como G-SYNC Compatible los monitores Adaptive Sync que ofrezcan una experiencia óptima.

Hasta el momento 31 monitores (entre cientos de monitores testeados) fueron aprobados en nuestra certificación G-SYNC Compatible. Además, hay 61 monitores con tecnología G-SYNC y 5 monitores G-SYNC ULTIMATE (4K 144Hz HDR1000). Aquí puedes consultar la lista completa.

Erich: A propósito de las preguntas anteriores, sabemos que más que tener una alta tasa de framerate, a nivel técnico es más importante que esta tasa sea estable, ya que la percepción de fluidez después de los 144 fps, disminuye considerablemente; por lo que cobra vital importancia el VRR (ya sea FreeSync o G-Sync) además de la optimización de drivers gráficos. ¿Qué medidas conoce que se han tomado para la optimización de estos juegos y que los monitores con G-Sync se extiendan a más gente?

Alex: Al utilizar un monitor con tasa de refresco variable, como los con tecnología NVIDIA G-SYNC, ya no es tan importante mantener siempre la misma tasa de FPS. Por dos motivos, el primero es que con G-SYNC no sufres cortes (tearing) en la imagen, así apenas se notan los bajones de FPS. El otro gran beneficio, y el más importante, es que se reduce más aún la latencia de los comandos, el llamado input lag. Una vez que el monitor estará siempre listo para actualizar la pantalla al instante que la GPU termine de procesar un nuevo frame, sin tener que esperar hasta llegue el intervalo de la próxima actualización, como en un monitor de refresco fijo.

De hecho, un tip. Para lograr la más baja latencia con un monitor G-SYNC lo ideal es limitar la tasa de cuadros del juego a 2fps menos que la tasa de refresco del monitor (por ejemplo, 142fps en un monitor de 144hz).

De todas formas, cada milisegundo cuenta, por lo que aunque no se note tanto beneficio visual (en fluidez) al trabajar por encima de los 144fps, por ejemplo, sí se nota la reducción de latencia. Por eso también ofrecemos monitores de 165Hz, hasta 240Hz. 

Erich: Hablando estrictamente de la percepción humana: ¿qué tan perceptible es la mejora al pasar de 144 fps a 240 fps, teniendo en comparación la gran diferencia al pasar de 60 FPS a 144 FPS?

Alex: Complementando lo que discutimos en la pregunta anterior, no es tanto una cuestión de una percepción de más fluidez por la tasa de cuadros más alta, si no que, sobre todo, una reducción en el tiempo entre que haces un comando y una nueva imagen, con el resultado de tus acciones, es exhibida en pantalla.

Por supuesto que el salto de 60fps a 144fps es, proporcionalmente, mucho más largo que desde 144 a 240. Hablamos de una reducción en el intervalo entre cada frame de 16.6ms para 6.9ms; es 0.41x el tiempo. De 144fps a 240fps tenemos una reducción de 6.9ms para 4.1ms, otro salto significativo: 0.59x; pero hablando en términos absolutos es solo una diferencia de 2ms en un valor que ya es bastante bajo. 

Aun así, nuestros estudios mostraron una ganancia de más de 30% en el índice Kill/Death de jugadores de gran habilidad al saltar de un conjunto 144FPS/144Hz a un conjunto 240FPS/240Hz.

Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek. Además también puedes escuchar nuestro PROGAMER Podcast en RPP Podcast, iTunes y Spotify.