Los cuidadores del zoológico de Taru Jurug (en Solo, Indonesia) han decidido apartar a Tori, la orangután fumadora, y a su compañero Didik a una pequeña isla del archipiélago el próximo mes, para así intentar alejar al animal de su mal hábito.

El objetivo es que Tori no tenga contacto con los visitantes, que con regularidad le arrojan cigarrillos a su jaula para luego poder tomarle fotos mientras fuma, refiere Phys.org.

Cabe precisar que la orangután imita el comportamiento de los humanos sosteniendo cigarrillos entre sus dedos mientras aspira grandes cantidades de humo.

Al respecto, el director del zoológico, Lili Krisdianto, dijo que le harán estudios médicos  a Tori para determinar cuán afectada está su salud por el mal hábito.