Arquitectos han diseñado un rascacielos en Mumbai, conocido como Aquaria Grande, con una particularidad: en vez de balcones tiene piscinas.

El complejo, resultado de la colaboración entre el arquitecto James Law y la compañía Wadhwa Group, cuenta con 200 apartamentos, tres niveles de estacionamientos, un gimnasio y un sauna.

Sin embargo, este diseño, a todas luces innovador, ha sido duramente criticado, debido al peligro que puede representar tener una piscina al borde del vacío.

Según entendidos, un accidente podría ocurrir en cualquier momento. "No importa cómo quieras llamarlo, yo lo llamo loco", señaló un experto.