|

El “efecto Zoom” en la percepción de belleza de nuestro propio rostro y cuerpo

Muchos, sienten que estar delante de una pantalla durante una video-llamada es como estar frente al espejo por largos periodos, y esto los ha llevado a adoptar visiones sumamente críticas y duras sobre su propio aspecto físico.

Muchos, sienten que estar delante de una pantalla durante una video-llamada es como estar frente al espejo por largos periodos, y esto los ha llevado a adoptar visiones sumamente críticas y duras sobre su propio aspecto físico. | Fuente: EFE

A raíz de la cuarentena, un gran grupo de personas hemos recurrido al uso de plataformas digitales de comunicación “cara-a-cara”, como Zoom.us u otras semejantes, no sólo para el desarrollo de nuestras responsabilidades laborales; sino, para mantenernos socialmente conectados con nuestros colegas, amigos o familia. Sin embargo, este alto consumo de videochats empieza a mostrar algunas consecuencias no vistas con frecuencia antes.

Muchos, sienten que estar delante de una pantalla durante una video-llamada es como estar frente al espejo por largos periodos, y esto los ha llevado a adoptar visiones sumamente críticas y duras sobre su propio aspecto físico. Principalmente, el rostro. Los comentarios sobre “lo mal que se ven en Zoom”, los párpados caídos, la voluminosa nariz, las arrugas, papada, patas de gallo, flacidéz, opacidad en la piel, etc, que nunca habían notado antes, son ahora comentarios comunes.

Sin embargo, lo que las personas no consideran, es que no todo es tan malo como lo percibieron. Tienen que tener en cuenta que en una pantalla, estamos sujetos al ambiente en el que estamos. Por ejemplo, si la luz no es “favorable”, usted notará sombras que nunca vio antes, podría parecer que su nariz es más voluminosa sin que lo sea, o que tiene unas ojeras muy pronunciadas. Otro factor es el ángulo. Si usted se sienta o enfoca la cámara en cierto ángulo, algunso aspectos de su rostro cambiarán, los ojos se le podrían ver más pequeños, las mejillas más voluminosas; o incluso, la nariz más ancha!. Y si a todo esto, le sumamos el stress de una cuarentena……

Recomendaciones

- En la medida que le sea posible (y el aislamiento social se lo permita), tome descansos al aire libre. Realizar algún ejercicio lejos de la computadora (y de todos aquellos contenidos estresantes, redes sociales y video-chats) serán muy favorables. Caminar es una buena opción.

- Aliméntese en un horario y con comida saludable. Evite la comida chatarra, snacks de media noche y viajes furtivos al refrigerador.

- Duerma lo suficiente. El cerebro necesita descansar. Recuerde que dormir es una forma de que nuestro cuerpo se recupera y regenera todos los días. Tal vez usted no lo sepa, pero no dormir lo necesario o acostarse permanentemente tarde puede afectar su organismo e incluso llevarlo a ganar peso.

- Considere explorar un hobbie o cree un proyecto. Por ejemplo, durante la cuarentena, muchas personas encontraron que armar rompecabezas los ayudó a enfocar la mente en una el logro de una nueva meta.

Buscar verse bien y saludable es bueno, pero analice si lo que la pantalla le está “mostrando” es tan malo y real como puede percibirse.