Eyaculaciones involuntarias y la vida sexual

Los hombres a lo largo de su vida suelen tener emisiones eyaculativas involuntarias llamadas poluciones nocturnas. ¿Este tipo de eyaculación es un signo bueno o malo?

RPP

Los hombres a lo largo de su vida suelen tener emisiones eyaculativas involuntarias. Las más frecuentes son aquellas conocidas como poluciones nocturnas. ¿Una eyaculación involuntaria es siempre un síntoma negativo? 

La emisión eyaculativa involuntaria más común es la conocida como emisión nocturna o polución nocturna. Así se define a la eyaculación involuntaria que el hombre realiza durante la noche mientras está dormido.
 
Las poluciones nocturnas son más comunes durante los últimos años de la adolescencia, aunque se presentan también en el adulto. Pueden estar, o no, acompañadas por sueños eróticos. Algunos hombres se despiertan durante la eyaculación, mientras que otros siguen durmiendo y solamente se dan cuenta al despertarse y comprobar que la ropa esta manchada de semen, o ni siquiera lo notan si es que este se ha secado. Con frecuencia no recuerdan ningún tipo de sueño de contenido sexual.

No debe confundirse eyaculación con polución. El primer término se utiliza para describir la pérdida de semen producida por un orgasmo. Sin embargo, la polución no se acompaña de orgasmo alguno. Normalmente, se debe a un mecanismo fisiológico que libera a los genitales de una excesiva acumulación de líquido seminal.

La mayoría de los adolescentes tienen poluciones que se repiten de una a tres veces por semana. Los adultos con escasa actividad sexual también suelen tener poluciones nocturnas. Tanto las de los jóvenes como las de los adultos disminuyen a medida que aumenta la masturbación o las relaciones sexuales.

Se calcula que alrededor del 13% de hombres han tenido su primera eyaculación o espermaquia a través de una polución nocturna, y no de una masturbación o relación sexual con otra persona.

Al hablar de las poluciones nocturnas se suele pensar que se deben a tener sueños húmedos, pero esto no es verdad. Si bien es cierto que los adolescentes suelen experimentar mayor cantidad de sueños eróticos -debido a la gran cantidad de hormonas que segregan-, en la mayoría de casos la polución se debe a causas fisiológicas, más que oníricas.

La frecuencia en que se producen las poluciones es muy variable entre jóvenes. Algunos suelen producir varias poluciones en una misma noche. El púber suele amanecer con los calzones mojados (a veces, la propia sensación de humedad le puede despertar) o con líquido seminal reseco.

Dr. Max Lazo - médico urólogo de la Clínica Concebir