Infertilidad masculina está asociada principalmente a problemas infecciosos

Los problemas vasculares, genéticos, hábitos nocivos, elementos tóxicos del medioambiente y las várices en los vasos sanguíneos que irrigan los testículos también son factores de infertilidad en hombres.
MorgueFile

En el Perú, cerca del 50% de casos de infertilidad en la pareja están asociados a factores masculinos, principalmente las infecciones de transmisión sexual (ITS), informaron este lunes médicos del Servicio de Reproducción Humana del Hospital Nacional Arzobispo Loayza.

El doctor Adolfo Rechkemmer Prieto, médico asistente del citado Servicio, precisó que bacterias como la clamidia o gonococo pueden generar la obstrucción de los conductos deferentes, los cuales transportan el líquido seminal o semen.

Otras dificultades frecuentes de infertilidad en hombres se relacionan a problemas vasculares, genéticos, hábitos nocivos y elementos tóxicos del medioambiente, entre otros.

También las várices en los vasos sanguíneos que irrigan los testículos (varicocele) es otra complicación frecuente, la cual ocasiona el incremento de la temperatura testicular, lo que afecta la producción de espermatozoides, así como su movimiento y morfología.

De otro lado, el consumo de tabaco, exceso de alcohol, abuso de drogas, exposición a contaminantes como plomo, mercurio y otros metales tienen igualmente repercusión sobre la calidad espermática, por lo que también puede generar infertilidad masculina, añadió.

El médico ginecólogo señaló que el factor genético también juega en contra cuando hay una anomalía en el número de cromosomas (Síndrome de Klinefelter) o deficiencia en la producción de hormonas a nivel de la hipófisis, lo cual hace que los testículos no alcancen su tamaño normal. Por lo tanto, no se producen espermatozoides, ni un nivel de testosterona adecuado.

Terapia incrementa hasta en 70% posibilidad de embarazo

“Hace unos 15 o 20 años, se brindaba atención en el Servicio de Reproducción Humana principalmente a mujeres. Sin embargo, hoy se observa un mayor involucramiento por parte del varón, llegando a atender hasta 20 parejas en un solo día”, refirió el doctor Rechkemmer.

A raíz de ello, tanto el hombre como la mujer pueden ser evaluados de manera interdisciplinaria, contando con el apoyo no solo de médicos ginecólogos, sino también con urólogos (andrólogos), biólogos (estudios de semen y fertilidad asistida), así como especialistas en salud mental (para control de estrés, ansiedad y depresión).

Para los casos de infertilidad masculina leve o moderada, el especialista remarcó que el Servicio de Reproducción Humana brinda como procedimiento altamente especializado la inseminación intrauterina y, para aquellos casos severos, fertilización asistida de alta complejidad (unión del óvulo y espermatozoide fuera del sistema reproductor femenino).

“Es importante como medidas de prevención y planificación, que toda pareja asista a una evaluación integral por los menos dos meses antes querer tener un hijo, consumir ácido fólico para la mujer, usar métodos de barrera (condón), práctica de hábitos saludables, así como evitar golpes y exceso de calor a nivel testicular”, indicó el médico.

“Una terapia de fertilidad toma tiempo y requiere de controles diarios o interdiarios, por lo que la constancia en el cumplimiento de las indicaciones médicas favorecerán al éxito de un futuro embarazo, con un 70% de probabilidades de éxito”, concluyó.

ANDINA