Tratamiento vía intestinal permite controlar parkinson avanzado

Una bomba de gel portátil con levadopa, fármaco más utilizado vía oral, permite su entrada controlada. Además, evita transtornos del movimiento y prolonga períodos de movilidad.
Foto: Archivo RPP

Ayudando a los adultos mayores. El suministro continuo de un fármaco vía intraduodenal (intestinos), ayuda a controlar el parkinson avanzado, pues el tratamiento vía oral con levadota es poco efectivo.

Según el doctor Eduard Tolosa, especialista en parkinson del servicio de Neurología del Hospital Clínic de Barcelona, el 50% de los enfermos de parkinson padecen trastornos no motores antes de desarrollar la enfermedad, por lo que su detección constituye un factor predictivo, esto durante el desarrollo del séptimo Congreso Internacional sobre Párkinson que hasta el domingo se celebra en Barcelona.

Ante esto, el tratamiento con  la bomba de gel con levodopa, que durante el presente año 2 000 pacientes activos en Europa consumieron, ha demostrado que es una manera eficaz y segura a largo plazo para contrarrestar el terrible mal.

Pero, ¿Cómo funciona?. Al administrar el medicamento de forma directa en el duodeno se consigue una absorción continua y se mantienen los niveles de sangre, evitando trastornos del movimiento y p los períodos de movilidad normal.

Después de un período de prueba valido, en el que se administra el fármaco a través de una sonda que se introduce por la nariz y llega al duodeno, se realiza una gastrostomía (pequeño orificio a través del abdomen) con el paciente sedado, se le introduce una sonda que pasa al estómago y luego al duodeno y otra externa que atraviesa la pared abdominal y fija la sonda interna.

Si el paciente no tolera este sistema, tiene la ventaja de retomar la medicación oral.

Sin embargo, si el aparato se adapta a su organismo, el paciente portará consigo y a cualquier lado una bomba de infusión con gel de levodopa, que permite la entrada controlada de la dosis del fármaco.

Además, el objeto está conectado a una bomba de infusión portátil, donde se programa la cantidad que necesita el paciente: dosis continua a lo largo del día, matutina o extra.