COVID-19: ¿Cuáles son los lugares con mayor riesgo de contagio del nuevo coronavirus?

La reapertura económica llevó a restaurantes y centros comerciales a abrir sus establecimientos para recibir al público bajo algunos protocolos de seguridad establecimos por el Ministerio de Salud. El próximo 5 de octubre lo harán también los vuelos internacionales a 11 destinos diferentes. ¿Es posible contagiarse si viajamos en avión o al ir al supermercado? Los especialistas responden.

Frente a la pandemia del nuevo coronavirus, las personas nos seguimos preguntando qué lugares tienen un mayor riesgo de contagio. Con la reapertura económica de la fase 4 se dará inicio a los vuelos internacionales a destinos como Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay, Uruguay y Chile, por tener vuelos de una duración máxima de 4 horas. En este caso, ¿viajar en avión significa un riesgo de contagio? | Fuente: EFE

Este 1 de octubre se cumplen 200 días del inicio del Estado de Emergencia en el Perú, que trajo consigo un aislamiento social obligatorio en la primera etapa y el cierre de fronteras. Frente a la pandemia del nuevo coronavirus, las personas nos seguimos preguntando qué lugares tienen un mayor riesgo de contagio. Con la reapertura económica de la fase 4 se dará inicio a los vuelos internacionales a destinos como Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay, Uruguay y Chile, por tener vuelos de una duración máxima de 4 horas. En este caso, ¿viajar en avión significa un riesgo de contagio?

El doctor Hernando Torres, neumólogo de Clínica Internacional, afirma que si el viaje en avión es muy necesario “se tienen que seguir los mismos cuidados. En ocasiones dudamos si podemos saltarnos pasos. No hagamos eso: lavémonos bien las manos, ajustemos bien la mascarilla, mantengamos siempre la distancia. Hagamos siempre esto en todo momento, parecerá tedioso pero es la única forma de evitar contagios”.

Para el doctor Iván Bernuy, médico especialista en Emergencias y Desastres, jefe del Departamento de Emergencia y Cuidados Críticos del Hospital Arzobispo Loayza y docente de la Escuela de Medicina Humana de la Universidad Wiener, los ambientes que impliquen una mayor concentración de personas van a tener también un aumento en el riesgo de contagio de este virus. 

“Pero, a diferencia de otros ambientes, los aviones comerciales tienen dentro de sus medidas de bioseguridad, un sistema de flujo de intercambio de aire, con la presencia de unos filtros EPA, que por un mecanismo de succión atrapan partículas tan pequeñas como la de los virus y por ende va a disminuir el riesgo de contagio en estas áreas. Sin embargo, ahí las otras medidas de bioseguridad que debemos tener presente: una persona que podría tener la infección no debería subir a un avión porque justamente podría propagar la infección. Además, las otras medidas que está tomando como el uso de las mascarillas y el distanciamiento debería darse en estas áreas, y creo que de alguna manera eso podría disminuir la probabilidad de que haya una infección dentro de un avión comercial”, explica.

El médico infectólogo Marcos Saavedra menciona que viajar en avión sí implica un riesgo, pero “hay múltiples artículos con opiniones de algún tipo de expertos que afirman que el riesgo de poder infectar es bajo si siguen los protocolos”. 

“Bien es cierto que esta transmisión, según cálculos matemáticos, puede disminuir si se deja un asiento libre, los asientos del pasadizo del avión pueden dejarse vacíos, pero también se ha considerado que esto puede ser inviable sobre todo para la parte económica. En el avión se tiene que reducir el riesgo con el protocolo establecido para el ingreso: toma de temperatura, testeo previo, el uso de mascarillas, protector facial y sobre todo disminuir el contacto entre los pasajeros, entre la tripulación y los pasajeros y mantener la distancia entre ellos. Siempre existe el riesgo de transmisión. Sin embargo si no cumplimos los protocolos, este riesgo puede aumentar”, afirma.

En oficinas y centros laborales lo mismo: seguir en todo momento las medidas de aislamiento que son el uso de mascarilla, los dos metros de distancia y el lavado de manos. | Fuente: EFE

LUGARES CON MÁS RIESGO DE CONTAGIO

De acuerdo a diversos especialistas, los lugares con riesgo medio de exposición al virus son farmacias y vehículos, riesgo medio/ alto en oficinas con asientos a menos de 2 metros de distancia, salones de belleza, centros comerciales, restaurantes y consultorios médicos; un riesgo alto en bancos, ascensores, cines, supermercados y colegios, universidades; y, riesgo muy alto en hospitales, transporte público, reuniones familiares o con amigos, bares, discotecas, eventos masivos y gimnasios.

Torres comenta que es importante que recordemos que los lugares con mayor riesgo de contagio “serán siempre los más concurridos o aquellos donde no se cumpla a cabalidad las medidas”. “En oficinas y centros laborales lo mismo: seguir en todo momento las medidas de aislamiento que son el uso de mascarilla, los dos metros de distancia y el lavado de manos. A veces da mucho miedo si alguien tiene tos, pero no debería ser así. Ojo, los asintomáticos también contagian, entonces la precaución es con todos, no debemos bajar la guardia en ningún momento”, menciona.

Bernuy menciona que también las áreas públicas pueden convertirse en zonas de riesgo contagia si hay una alta concentración de personas y no se respeta el distanciamiento social de 2 metros o no se usa correctamente las mascarillas.

“Entonces, cualquier lugar donde cumpla estas características implica un mayor riesgo de contagio. Estamos hablando de buses colectivos, mercados, supermercados, donde justamente se ve una gran afluencia de personas, restaurantes donde para que uno pueda ingerir los alimentos lógicamente tiene que retirar la mascarilla y ahí ya se estaba produciendo un mayor incremento de este riesgo. Eventos deportivos o de otra índole que signifiquen justamente mayor concentración de personas y mayor riesgo, etcétera”, sostiene.

En el caso de oficinas y centros laborales, Bernuy menciona que probablemente se tendría que reducir el aforo y ver la manera de que sus ambientes permitan mantener el distanciamiento. “Podrían de alguna manera quizá de continuar con el trabajo remoto para evitar que las personas acuden a estos centros laborales”, afirma.

Finalmente, Saavedra menciona que la ventilación en los lugares es importante. “Si es que no cuenta con ventilación externa, por ejemplo que circule el aire natural en el ambiente donde están trabajando o en ambientes comunes como salas de espera, lo que podría hacerse también es la revisión de los filtros de los aires acondicionados”, finaliza.