Marchas nacionales: ¿Qué cuidados pueden seguir los ciudadanos que participaron en las protestas?

Después de algunos días marcados por las manifestaciones de los ciudadanos en contra del gobierno de Manuel Merino, resulta importante conocer cuáles deben ser las acciones que podríamos adoptar para prevenir posibles contagios del nuevo coronavirus en las personas que frecuentamos, si es que fuimos parte de las marchas.

Si bien en Estados Unidos ya se había estudiado si las el impacto de las manifestaciones del llamado Black Lives Matter tras la muerte de George Floyd, las marchas en Perú fueron distintas. | Fuente: EFE

La semana anterior se vio marcada por diversas protestas nacionales luego de que Manuel Merino asumiera como presidente. Si bien en Estados Unidos ya se había estudiado el impacto de las manifestaciones del llamado Black Lives Matter tras la muerte de George Floyd, las marchas en Perú fueron distintas.

En el caso estadounidense, un estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica hizo una evaluación en 315 ciudades de Estados Unidos: no hubo aumento de casos ni de muertes como producto de esas marchas. La explicación que daban es que todos los asistentes estaban cubiertos con mascarillas, se mantenían separados y estaban al aire libre.

El doctor Marcos Saavedra Velasco, infectólogo, menciona que si una persona que asistió a las marchas de la semana pasada sospecha de un posible contagio por haber estado expuesto al nuevo coronavirus y no pudo usar todo el tiempo la mascarilla, ni respetar el distanciamiento social ni la desinfección de manos, se puede optar por una cuarentena voluntaria.

“Puedes realizar una cuarentena voluntaria dentro del domicilio y vigilar los signos de alarma como la aparición de síntomas respiratorios, dificultad respiratoria y demás. Si es que quisiera realizar algún tipo de prueba de descarte, debe ser evaluado por un médico. Si presenta este cuadro durante los primeros días, idealmente, se debe hacer una prueba molecular. Si es posterior, se puede realizar algún tipo de estudio epidemiológico en personas que han acudido a la marcha y no tienen ningún tipo de síntomatología”, comenta.

De acuerdo con el especialista, después de los 10 días del posible contagio, se pueden realizar pruebas serológicas. 

Por su parte, el epidemiólogo Manuel Loayza, docente de posgrado de la universidad Norbert Wiener, sostiene que considerando que el periodo de incubación de signos y síntomas por COVID-19 es de 14 días, “las personas deben estar pendientes de la presencia de tos, fiebre, dolor de garganta y otros síntomas respiratorios que puedan aparecer durante 2 semanas”.

Agrega que también es importante “verificar su entorno familiar y de amigos por si está presentando cuadros respiratorios que podrían ser el origen de un conglomerado de casos de COVID-19”.

BOMBAS LACRIMÓGENAS

Saavedra explica que no hay un estudio que demuestre directamente que el contacto con bombas lacrimógenas pueden incrementar el riesgo de contagio de la COVID-19.

“(En) estudios de protestas de Estados Unidos y escritos sobre comparación de incidencia antes y posterior a estas marchas y protestas, no se ha visto algún tipo de cambio. Es importante mencionar que si estas protestas se hicieron al aire libre y las personas usaron las medidas de protección adecuadas (caretas y mascarillas simples), guardaron la distancia, hay menor riesgo de transmisión, el riesgo siempre está, más aún cuando se reúnen multitudes o cantidades de gente2, dijo. 

"Además, hay otro tipo de factor aquí que es que la mayor parte de personas que acudió a las marchas son jóvenes y sabemos que en los jóvenes los cuadros clínicos y las presentaciones son menos intensas, pero sí podrian transmitirlo a algún adulto mayor o pacientes con comorbilidades en sus domicilios”, agregó.

Saavedra resalta que cuando uno recibe una bomba lacrimógena “hay irritación en el tracto nasal, en el tracto respiratorio y esto conlleva a bajarse la mascarilla, a frotarse los ojos con las manos y esto sí podría constituir una conducta de riesgo para transmisión”.

Agrega que un tracto respiratorio inflamado podría ser un buen lecho para que pueda ingresar no solamente una infección viral, como es el caso del nuevo coronavirus, sino también una infección bacteriana.

Por su parte, Loayza menciona que “las bombas lacrimógenas producen efectos transitorios que incluyen lagrimeo, espasmos de los párpados, picazón, ardor. Esto ocasiona que uno se saque la mascarilla y lo que hace que la persona esté expuesta directamente al contagio respiratorio”.

El doctor Jorge Saravia, neumólogo especialista de Clínica Internacional, dijo que apenas se presente un primer síntoma asociado a la COVID-19 "se deben poner en aislamiento dentro de la casa, sobre todo si vive con personas mayores”.

¿AUMENTO DE CONTAGIOS?

El doctor Saavedra menciona que entre 10 y 14 días se podría saber si la asistencia a las marchas produjo algún aumento de los contagios de la COVID-19. 

“Dentro de 1 semana o 2 semanas se podrá saber si es que hubo un aumento de incidencia. Recordar que desde el primer día que yo tengo contacto hago síntomas a los 5 a 7 días. El 80% hace cuadros leves, se tratan en casa y en el primer nivel; y, el 20% requiere atención hospitalaria. Entonces, se tendría que calcular todo eso para poder ver si ha tenido algún tipo de impacto o no”, finaliza.

Por su parte, Loayza señala que si bien es cierto, en las últimas semanas, en el Perú se observó una reducción del número de casos y defunciones de COVID-19, “durante los últimos acontecimientos- movilización masiva en varios departamento del país- se ha observado el uso inadecuado de mascarillas, incumplimiento del distanciamiento social obligatorio, incrementando el contagio”.

Es necesario ir monitorizando con la vigilancia epidemiológica, la tendencia de casos o grupos considerando su incubación aproximada de 14 días. En caso de haber contagios masivos estaríamos hablando entre 2 a 6 semanas después de los eventos sucedidos”, finaliza.