Las lluvias tienen una mayor intensidad en la costa norte, centro y sur del Perú durante el Fenómeno El Niño.
Las lluvias tienen una mayor intensidad en la costa norte, centro y sur del Perú durante el Fenómeno El Niño. | Fuente: Andina

En nuestro país, los huaicos se registran con mayor frecuencia entre diciembre y abril debido a la temporada de lluvias. La intensidad de estas precipitaciones puede llegar a remover las capas débiles del suelo, desprendiendo tierra, rocas y más, que mezcladas con el agua se deslizan de forma rápida y arrastrando lo que encuentran a su paso.

La mayoría de eventos naturales como los huaicos no pueden impedirse, pero con las medidas adecuadas se puede evitar que se convierta en un desastre. Por ello, es importante instaurar una cultura de prevención con información sobre los diferentes fenómenos de la naturaleza y las acciones que podemos tomar para hacer que nuestras zonas de vivienda sean menos vulnerables.

Para empezar, es necesario organizarse entre los miembros de la familia y comunidad para elaborar un plan que nos permita actuar correctamente antes, durante y después de un fenómeno natural. Según el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), en el caso de los huaicos se deben seguir tres pasos:

Paso 1: Preparación

Es importante estar atentos al inicio de la temporada de lluvias e investigar si previamente han ocurridos huaicos o aluviones en la zona donde vives. Lo ideal es no construir en estos espacios, pero si identificas que ya te encuentras en un lugar expuesto a estos peligros, prepara con tu familia el Plan Familiar de Emergencia considerando estos fenómenos naturales.

Recuerda armar tu Combo de Supervivencia junto a los miembros de tu hogar. Además, es importante que te organices y participes en labores comunitarias para reducir el riesgo ante la posibilidad de que ocurra un deslizamiento; por ejemplo, sembrando árboles para que sirvan de barrera natural o dando mantenimiento a las barreras naturales existentes. También identifiquen y señalicen rutas de evacuación, zonas seguras y puntos de reunión en caso de huaicos y aluviones.

En caso sea necesario, exijan a sus autoridades que se implemente un Sistema de Alerta Temprana ante huaicos y aluviones, participen en simulacros y organicen la vigilancia de las quebradas.

Es importante desarrollar planes para prevenir y reducir el impacto de los eventos naturales.
Es importante desarrollar planes para prevenir y reducir el impacto de los eventos naturales. | Fuente: IGP Archivo

Paso 2: Actúa

Ante un mensaje de alarma de huaico o aluvión, pon en práctica tu Plan Familiar de Emergencia considerando las acciones específicas ante huaicos y aluviones. Identifica tus rutas de evacuación y zonas seguras y prepárate para una posible evacuación, teniendo lista tu mascarilla y tomando todas las medidas de prevención ante la COVID-19. Del mismo modo, no te detengas a grabar videos ni conduzcas por cauces de quebradas, laderas de cerros o de montes.

Al momento de evacuar, hazlo inmediatamente hacia zonas seguras o puntos de reunión por las rutas de evacuación previamente identificadas, usando tu mascarilla y llevando tu Mochila para Emergencias. Si el huaico o aluvión está cerca y ya no hay tiempo para evacuar a las zonas seguras, practica la evacuación vertical, es decir, ubícate en la parte alta de la casa, ya sean techos o pisos superiores.

Paso 3: Apoya

Luego de que haya ocurrido un huaico o aluvión, regresa a tu casa solo cuando las autoridades indiquen que es seguro hacerlo. Si vas manejando o estás cerca del área de impacto del huaico, no cruces y aléjate de esta zona.

Al regresar, revisa las instalaciones de agua, desagüe, electricidad y gas y asegúrate que estén en buen estado antes de usarlas. Asimismo, desinfecta tu casa y limpia el barro u otros elementos que hayan sido arrastrados por el huaico.

También es importante que te mantengas atento ante cualquier síntoma de infecciones estomacales, lesiones o problemas en la piel, enfermedades causadas por zancudos o roedores (dengue, paludismo, leptospirosis, entre otras). Si identificas alguna molestia, contáctate con un especialista o acude a tu centro de salud más cercano.

Una vez hayan verificado que están seguros, organízate con tus vecinos para participar en las labores de rehabilitación. Recuerda mantenerte informado con los avisos de fuentes oficiales, como autoridades, los centros de operaciones de emergencias o instituciones técnico-científicas, como el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI).