Imagen de SOFIA a bordo del Boeing 747 adaptado a la misión.
Imagen de SOFIA a bordo del Boeing 747 adaptado a la misión. | Fuente: NASA/C. THOMAS

La NASA y su homóloga alemana, DLR, han decidido suspender las operaciones de vuelo del Observatorio Estratosférico para Astronomía Infrarroja (SOFIA) en septiembre de este año.

Los datos científicos adquiridos por SOFIA están disponibles en los archivos de la NASA para los astrónomos de todo el mundo. El Boeing 747 SP, que se convirtió en un observatorio de astronomía infrarroja, completó su misión principal de cinco años en 2019 y se prorrogó por otros tres años hasta 2022, informa la DLR en un comunicado.

Alemania suministró el único telescopio aerotransportado de 2,7 metros del mundo, que se incorporó al fuselaje de SOFIA, y ha contribuido con el 20 % de los costos operativos. A cambio, a grupos de científicos de Alemania se les asignaron unos 30 vuelos científicos al año. La NASA compró el Boeing 747 de segunda mano y lo convirtió para la instalación del telescopio. La NASA también opera el observatorio desde Palmdale en California, la base de operaciones de SOFIA.

Un largo historial científico

SOFIA ha realizado aproximadamente 100 vuelos científicos al año desde 2014. Durante estos vuelos, se observaron objetos astronómicos, principalmente en la Vía Láctea. El observatorio infrarrojo se especializa en observaciones en el infrarrojo lejano. Hace contribuciones para abordar cuestiones de astroquímica y astrofísica en particular. La primera molécula que se formó en el Universo hace casi 14 mil millones de años, el hidruro de helio, se detectó por primera vez usando SOFIA en 2019.

Esta detección se logró usando el instrumento German Receiver for Astronomy at Terahertz Frequencies (GREAT), que fue desarrollado por el Instituto Max Planck de Radioastronomía en Bonn, la Universidad de Colonia y el Instituto DLR de Sistemas de Sensores Ópticos en Berlín.

SOFIA también ha explorado cómo evolucionan las galaxias y cómo se forman las estrellas y los sistemas planetarios a partir de nubes de polvo y moléculas interestelares. Esto fue posible gracias al telescopio especial desarrollado y fabricado en Alemania, que tiene un diámetro de 2,7 metros y pesa 17 toneladas. SOFIA puede utilizar seis instrumentos científicos diferentes, tres de los cuales se desarrollaron en Alemania: dos instrumentos de infrarrojo lejano y un instrumento óptico.

El observatorio aerotransportado está estacionado en Palmdale, California, desde donde realiza la mayoría de sus vuelos de observación. Sin embargo, también se ha utilizado para observaciones astronómicas en todo el mundo, más recientemente desde Chile en marzo de 2022 y desde Colonia en marzo de 2021. Para observaciones de objetos astronómicos en el cielo del sur, SOFIA también se ha operado desde Christchurch en Nueva Zelanda.

En 2020, la NASA confirmó la presencia de agua en la Luna, gracias a su avión-telescopio. (Con información de Europa Press)

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.

Sepa más: