Este plan busca convertir a la Luna en una base para futuras expediciones espaciales. | Fuente: NASA

La NASA y otras agencias espaciales más importantes del planeta han empezado a mostrarse interesadas en la capacidad de la Luna como base para futuras operaciones espaciales. Debido al suelo cubierto de regolito que posee el satélite de la Tierra, la ESA quiere utilizar a la Luna como una fuente de recursos útiles para los seres humanos como oxígeno y metales.

El estudio publicado en la página oficial de la institución revela que una pequeña planta de prueba está siendo utilizada como piloto para procesar este material y transformarlo en otros. El objetivo de este estudio es el de transformar a nuestro satélite en una especie de puesto de avanzada para un solo propósito: la conquista del espacio.

Imagen conceptual de la base implementada en la superficie lunar. | Fuente: ESA

El regolito está formado por fragmentos de rocas y las muestras enviadas a la Tierra de este material arrojaron que está formado en un 40 o 45% de oxígeno. Gracias a lo anterior mencionado, se llega a la conclusión de que en la composición de la Luna prima este recurso, debido a la capa que cubre la superficie lunar. Si bien no se trata de oxígeno libre, lo cierto es que los humanos pueden consumirlo mediante un proceso de purificación.

Como se explica en la investigación, la electrólisis de sal fundida sería la respuesta para conseguir el oxígeno deseado. Calentando el regolito a 950° con cloruro de calcio, la roca permanece sólida pero el cloruro está fundido y sirve como electrolito. Aplicando corriente eléctrica, el O2 puede ser atraído y recogido usando el electrolito para almacenarlo en el ánodo posteriormente.

El regolito puede ser convertido en está formado por un 40 o 45% de oxígeno. | Fuente: ESA

Lo interesante del proceso es que lo que queda del regolito se transforma en metales y separa los óxidos. Mientras que el oxígeno supone un factor molesto cuando se aplica la electrólisis en diversas industrias terrestres, en la Luna puede convertirse en un material preciado para los astronautas.

Los investigadores de la ESA están convencidos de que la planta de prueba que se encuentran desarrollando será un factor decisivo en la conquista del espacio y la creación de nuevas materias como combustible a partir de los recursos ubicados en la Luna. No obstante, la agencia quiere solucionar algunos temas de la base como la temperatura de los procesos (1000°) antes de convertirla en un interesante puesto de avanzada para futuras expediciones interestelares. Los científicos estiman que la primera demostración de la base se dará este mismo año.

Los científicos de la ESA esperan empezar con las pruebas de la estación durante el 2020. | Fuente: ESA

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.

¿Qué opinas?