El implante desarrollado por científicos de la Universidad de Linköping
El implante desarrollado por científicos de la Universidad de Linköping. | Fuente: Thor Balkhed/Universidad de Linköping

Investigadores de la Universidad de Linköping en Suecia han usado la bioingeniería para crear un nuevo implante corneal hecho de piel de cerdo y poder devolver la visión a personas con la enfermedad del queratocono.

Después de un estudio piloto en Irán e India, 20 pacientes que estaban ciegos o estaban a punto de perder la vista debido a la enfermedad en estado avanzado recuperaron la vista después de dos años.

La enfermedad del queratocono

En el ojo, la córnea es la capa transparente más externa en forma de cúpula responsable de la visión. La córnea controla la cantidad de luz que entra en el ojo, lo que activa la vista. Además, la córnea ayuda a proteger el ojo de bacterias y suciedad y también filtra la luz ultravioleta del Sol.

El queratocono se caracteriza por una córnea debilitada que pierde su forma natural y comienza a abultarse, y eventualmente adquiere forma de cono. Los oftalmólogos no saben qué lo causa, aunque los investigadores creen que factores ambientales y genéticos pueden jugar un papel al respecto.

En ese sentido, según comenta el estudio publicado en la revista Nature Biotechnology, es cuando ingresa la piel de cerdo.

Dado que una gran proporción de la córnea del ojo está hecha de colágeno, los investigadores utilizaron moléculas de colágeno altamente purificadas de piel de cerdo para crear un material corneal alternativo.

Según los investigadores, la piel de cerdo es fácilmente accesible ya que es un subproducto de la industria alimentaria. Además, aunque los médicos deben utilizar las córneas humanas donadas en un plazo de dos semanas, pueden almacenar los implantes basados ​​en piel de cerdo hasta dos años.

Implantando piel de cerdo

Según el equipo de investigación, los métodos actuales de trasplante de córnea incluyen la extirpación quirúrgica de la córnea dañada de una persona y la sutura de una córnea donada.

“Debido a que se trata de tejido humano extraño, el paciente debe recibir colirios inmunosupresores durante al menos un año y debe regresar a la clínica varias veces para ajustar, reemplazar y retirar las suturas”, explicó el Dr. Neil Lagali, profesor del Departamento. de Ciencias Biomédicas y Clínicas de la Universidad de Linköping y líder del grupo de investigación que desarrolló el nuevo método quirúrgico del queratocono. “Incluso entonces, la visión no es óptima y requiere más procedimientos refractivos correctivos”. 

El Dr. Lagali señaló a Medical News Today que, a través de este nuevo método de implante menos invasivo, el paciente conserva su propia córnea. Un cirujano hace una pequeña incisión en su interior e inserta el implante de bioingeniería.

“El implante no tiene células, por lo que no desencadena una respuesta inmunitaria, y solo se necesita un curso de 8 semanas de gotas para los ojos de supresión inmunitaria”, continuó. “No se necesitan suturas, por lo que el procedimiento se puede realizar en una sola visita al hospital. Demostramos que este procedimiento tiene el potencial de brindar una visión 20/20 a pacientes inicialmente ciegos sin usar tejido donado”.

El Dr. Lagali y su equipo de investigación también encontraron que el nuevo método de implante evitó la inflamación y la cicatrización de la herida fue muy rápida.

Los investigadores realizaron un estudio clínico piloto en el que participaron 20 personas con queratocono avanzado. Del grupo de pacientes, 14 estaban completamente ciegos y los seis restantes estaban a punto de perder la visión antes de la cirugía. Dos años después de la cirugía, los 14 participantes ya no estaban ciegos. Y tres participantes que no tenían visión antes del procedimiento tuvieron una visión 20/20 después.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.