Tierra
Una de las consecuencias de esta cambio sería tener días más cortos. | Fuente: Foto de NASA en Unsplash

Científicos han determinado que el núcleo de la Tierra, se tras pausas breves, está cambiando la forma en la que gira desde hace años.

Los sismólogos, que publicaron la investigación en Nature Geoscience, señalan que la Tierra está pasando por un gran cambio internamente, pero también recordaron que no existe un peligro real para la humanidad.

¿Qué está pasando en el núcleo de la Tierra?

El núcleo interno es como "un planeta dentro de un planeta, por lo que la forma en que se mueve es obviamente muy importante", dijo Xiaodong Song, sismólogo de la Universidad de Pekín en Beijing y autor del estudio.

En 1936, el sismólogo danés Inge Lehmann descubrió que el núcleo externo líquido de la Tierra envuelve 'una canica de metal sólido'. Los científicos creen que el núcleo se cristalizó en una sopa de metal fundido en algún momento del pasado no muy lejano de la Tierra, después de que el infierno interno del planeta se hubiera enfriado lo suficiente.

El núcleo interno no se puede muestrear directamente, pero las ondas sísmicas energéticas que emanan de potentes terremotos y las pruebas de armas nucleares se han aventurado a través del núcleo interno, iluminando algunas de sus propiedades. Los científicos sospechan que esta bola, compuesta principalmente de hierro y níquel, tiene 2449 kilómetros de largo y es tan caliente como la superficie del Sol.

Para los investigadores, si el núcleo fuera inerte, los viajes de las ondas que se sumergen en el núcleo provenientes de terremotos y explosiones nucleares casi idénticos nunca cambiarían; sin embargo, con el tiempo, lo hacen.

Por lo mismo, teorizan que el núcleo está girando, desviando las ondas. Por un lado, el campo magnético de la Tierra, generado por corrientes de hierro arremolinadas en el núcleo externo líquido, está tirando del núcleo interno, lo que hace que gire. Ese impulso es contrarrestado por el manto, la capa sobre el núcleo externo y debajo de la corteza terrestre, cuyo inmenso campo gravitatorio atrapa el núcleo interno y frena su giro.

Ahora está girando para atrás

En medio de este estudio de ondas sísmicas desde 1960, los sismólogos autores del estudio postulan que el choque de fuerzas ha provocado que el núcleo interno gire hacia adelante y hacia atrás en un ciclo de 70 años.

Desde 1970, el núcleo interno ha girado gradualmente más rápido hacia el este, superando finalmente la velocidad de rotación de la superficie de la Tierra. Posteriormente, el giro del núcleo interno se desaceleró hasta que pareció detenerse en algún momento entre 2009 y 2011.

El núcleo interno ahora está comenzando a girar gradualmente hacia el oeste en relación con la superficie de la Tierra. Es probable que acelere y luego desacelere una vez más, llegando a otro punto muerto aparente en la década de 2040 y completando su último ciclo de giro hacia el este y el oeste.

¿Tendrá una consecuencia en la humanidad? No. Según los científicos, “tal vez solo cause cambios sutiles en el campo magnético del planeta, o incluso modificando muy ligeramente la duración de un día, que se sabe que aumenta y disminuye en una fracción de milisegundo cada seis años”.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.