Amazonas
La evidencia del caso salió de los trozos microscópicos de sílice y carbón en el suelo. | Fuente: Andina

Un área de selva tropical en la región de Putumayo en Perú ha sido el hogar de un bosque relativamente inalterado por la acción humana durante 5.000 años.

Esto significa que las personas que han vivido allí encontraron una forma a largo plazo de coexistir con la naturaleza, y la evidencia está en trozos microscópicos de sílice y carbón en el suelo.

"Es muy difícil, incluso para los ecologistas experimentados, distinguir entre un bosque de 2.000 años y un bosque de 200 años", dice Nigel Pitman, ecologista del Field Museum de Chicago y coautor del nuevo estudio publicado en PNAS. "Cada vez hay más investigaciones que muestran que muchos bosques amazónicos que consideramos silvestres tienen en realidad solo 500 años, porque fue entonces cuando las personas que vivían allí murieron a causa de las pandemias traídas por los europeos, y el bosque volvió a crecer".

"Lejos de implicar que los complejos asentamientos humanos permanentes en la Amazonía no tuvieron influencia sobre el paisaje en algunas regiones, nuestro estudio agrega sustancialmente más evidencia que indica que la mayor parte del impacto grave de la población indígena en el medio forestal se concentró en los suelos ricos en nutrientes cerca de ríos, y que su uso de la selva tropical circundante fue sostenible, sin causar pérdidas de especies o alteraciones detectables durante milenios ", dice Dolores Piperno, investigadora del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales y primera autora del estudio.

Muchas plantas absorben la sílice del suelo y la utilizan para producir partículas minerales microscópicas llamadas fitolitos que proporcionan soporte estructural. Después de que una planta muere, estos fitolitos permanecen en el suelo durante miles de años. Los diferentes tipos de plantas producen fitolitos de formas diferentes, lo que significa que los fitolitos en el suelo se pueden usar para determinar qué tipos de plantas vivieron allí en el pasado.

La investigación 

Para este estudio, Piperno y su colega Crystal McMichael de la Universidad de Amsterdam necesitaban muestras de suelo de la región de Putumayo de la selva amazónica en el noreste de Perú. Ahí es donde entró Pitman. En su trabajo con el Centro de Acción Científica Keller de Field, Pitman participa en "inventarios rápidos" del Amazonas, viajes intensivos de recopilación de información para documentar las plantas y animales de una región y establecer relaciones con las personas que viven allí, con el fin de ayudar a construir un caso para proteger el área. Piperno y McMichael se acercaron a Pitman, un botánico, y le preguntaron si podría recolectar muestras de suelo mientras hacía un inventario de los árboles de la región de Putumayo.

"Los tres o cuatro días que estamos en uno de estos sitios se sienten como correr un maratón. Tenemos que hacer muchas cosas en muy poco tiempo, por lo que nos levantamos muy temprano, nos quedamos despiertos hasta muy tarde, y de alguna manera estos núcleos de suelo tenían que tomarse al mismo tiempo ", dice Pitman. "A veces recolectamos el suelo a la medianoche o durante las tormentas, cuando no podíamos inspeccionar los árboles".

Para recolectar el suelo, Pitman y sus colegas, incluidos los asociados del Field Museum Juan Ernesto Guevara Andino, Marcos Ríos Paredes y Luis A. Torres Montenegro, utilizaron una herramienta llamada barrena. "Es un poste largo de metal con cuchillas en la parte inferior, y cuando lo clavas en el suelo y lo giras, forma una columna de tierra de aproximadamente 2 a 3 pies de largo". El equipo tomó muestras del suelo a diferentes alturas en la columna, las colocó en bolsas de plástico y las transportó de regreso a los EE.UU. para su análisis.

La edad del suelo se correlaciona aproximadamente con su profundidad, con un suelo más nuevo en la parte superior y un suelo más antiguo más profundo dentro de la tierra. De vuelta en el laboratorio, los investigadores utilizaron la datación por carbono para determinar la edad del suelo y luego clasificaron minuciosamente las muestras bajo un microscopio, buscando fitolitos que les dijeran qué tipo de plantas vivían en el área en un momento dado.

Descubrieron que los tipos de árboles que crecen en la región hoy en día han estado creciendo allí durante los últimos 5,000 años, un indicador de que, a diferencia de otras partes del Amazonas, el Putumayo no era el hogar de ciudades y tierras de cultivo antes de la colonización europea.

Además de los fitolitos, los investigadores también buscaron trozos microscópicos de carbón vegetal. "En el oeste del Amazonas, donde está húmedo todo el año, encontrar carbón le indica que había gente allí", dice Pitman. "No hay incendios forestales naturales provocados por rayos, así que, si algo se quema, es porque una persona lo prendió".

Los bajos niveles de carbón vegetal en el suelo muestran que, si bien el bosque permaneció inalterado por los humanos durante 5,000 años, la gente vivía en el área, simplemente coexistían con el bosque de una manera que no lo cambió.

"Una de las cosas que asustan a los conservacionistas acerca de la investigación que muestra que gran parte de la Amazonía solían ser ciudades y tierras de cultivo, es que permite a las personas que no son conservacionistas decir: 'Si ese fuera el caso, entonces ustedes, los conservacionistas, se están molestando sin ninguna razón: hace 500 años, la mitad del Amazonas fue talado y todo volvió a crecer, no es gran cosa. No tenemos que preocuparnos tanto por talar el Amazonas, ya lo hicimos y resultó bien '", dice Pitman. Este estudio sugiere que, si bien las personas pueden coexistir con la naturaleza sin alterarla, el Amazonas no es simplemente un recurso que puede ser destruido y regenerado desde cero en cuestión de siglos. 

"Para mí, estos hallazgos no dicen que la población indígena no estaba usando el bosque, solo que lo usaron de manera sostenible y no modificaron mucho su composición de especies", dice Piperno. "No vimos disminuciones en la diversidad de plantas durante el período de tiempo que estudiamos. Este es un lugar donde los humanos parecen haber sido una fuerza positiva en este paisaje y su biodiversidad durante miles de años". 

"Es un hallazgo importante y esperanzador, porque muestra que la gente ha estado viviendo en la Amazonía durante miles de años, de una manera que les permite prosperar y que el bosque prospere", dice Pitman. "Y dado que este bosque en particular todavía está siendo protegido por los pueblos indígenas, espero que este estudio nos recuerde a todos lo importante que es apoyar su trabajo". (Europa Press)

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.