Infecciones respiratorias
¿Infecciones respiratorias o COVID-19? | Fuente: Flickr

La COVID-19 sigue azotando al país. De acuerdo con el Grupo de Trabajo Técnico de naturaleza temporal, que tenía como objetivo actualizar las cifras de fallecidos por la COVID-19, de marzo del 2020 a mayo del 2021, la cifra de fallecidos por la enfermedad en el país asciende a 180 764.

Estos números nos indican que no debemos bajar la guardia, sobre todo en el invierno, temporada en la cual las personas tienden a estar más en espacios cerrados, incrementando la posibilidad de contagio de la COVID-19.

Sin embargo, en esta época del año también se presenta un aumento en los casos de infecciones respiratorias o resfríos, y por ende, en muchas ocasiones se hace difícil distinguir entre un cuadro de COVID-19 y un simple resfrío. En este informe, conversamos con especialistas que nos explican cómo diferenciar entre ambas enfermedades y qué tanto influye el clima en el contagio de las mismas.

¿CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS DE UNA INFECCIÓN RESPIRATORIA SIMPLE?

Imaginemos un simple resfrío: secreción nasal, molestias en la garganta, malestar en el cuerpo, dolor de cabeza y fiebre de bajo grado.

De acuerdo con el médico neumólogo y jefe del Departamento de Medicina de la Clínica Internacional, José Luis Cabrera, hay que tener en cuenta que estas infecciones respiratorias han sido causadas por virus como el Adenovirus y algunos tipos antiguos de coronavirus, inclusive.

“Actualmente las infecciones respiratorias se tratan con medicamentos solamente para los síntomas: antigripales comunes y corrientes y no suelen complicarse. Al final, después de tres a cinco días pasan y se resuelven sin ningún problema”, explica el especialista.

La fiebre, en estos casos, no suele superar los 37,5 grados y puede presentarse un dolor corporal leve. Además, estos síntomas suelen aparecer de uno a tres días.

¿Y LOS SÍNTOMAS DE LA COVID-19?

Habitualmente tenemos el concepto de que el coronavirus produce síntomas respiratorios característicos como fiebre, alto grado de dolor de cabeza, dolor de espalda, problemas en el gusto y en el olfato, sin embargo, no todos los pacientes de COVID-19 tienen estos síntomas.

No obstante, de acuerdo con el especialista José Luis Cabrera, hay mayor probabilidad de presentar el virus si tenemos un síntoma considerado típico: el tener una fiebre de más de tres días de persistencia junto con el dolor de cabeza, dolor de espalda, problemas en el olfato y gusto, que nos obligan a hacernos un despistaje. Además, cualquier problema que, por ejemplo, genere diarrea, debe hacernos sospechar del coronavirus.

De acuerdo con el neumólogo de la clínica Ricardo Palma, Javier Jáuregui, en el caso de un cuadro grave de la COVID-19, puede presentarse un compromiso más severo al estado general del paciente.

“Pueden existir manifestaciones de insuficiencia respiratoria severa que va a provocar un severo estrés respiratorio y, en algunos casos, el paciente va a presentar una neumonía y va a necesitar oxígeno permanente y también, en algunos casos, en los severos, una infección respiratoria que puede llevar al paciente hacia una unidad de cuidados intensivos. Sí, es una infección viral pero con un severo compromiso pulmonar, digestivo y general”, indica.

Es necesario mencionar también que la COVID-19 afecta de maneras distintas a cada persona. No es necesario presentar todos los síntomas para alertarnos de un posible cuadro del virus.

“La mayoría de las personas que se contagian presentan síntomas de intensidad leve o moderada, y se recuperan sin necesidad de hospitalización”, explica el médico internista Jorge Guerra.

AHORA, ¿CÓMO PODEMOS DIFERENCIAR LA COVID-19 DE UNA INFECCIÓN RESPIRATORIA SIMPLE?

Si bien es cierto hay algunos síntomas que pueden generar una leve sospecha de tener coronavirus -como una fiebre de alto grado, sobre todo persistente- o la alteración en el gusto y en el olfato, en la práctica no hay un síntoma que nos ayude, de manera clara, a diferenciar entre el virus y una infección respiratoria simple, de tal manera que, cuando tengamos un resfrío o cualquier infección respiratoria, debemos acudir a hacernos un despistaje.

“No podemos confiarnos en que hay un síntoma característico para diferenciar de manera clara y confiada entre un resfrío y una infección por coronavirus”, semana José Luis Cabrera.

Para el médico internista Javier Jáuregui, cualquier síntoma respiratorio, como el dolor de garganta, la tos, el dolor de pecho, congestión y  dolores musculares pueden ser indicadores del principio de un cuadro de COVID-19, por eso, es vital realizar un diagnóstico precoz del virus, de modo que el cuadro no evolucione a uno con presencia de insuficiencia respiratoria o neumonía.

El médico internista Jorge Guerra añade que la diferencia que puede encontrar entre ambas enfermedades es que los síntomas de la COVID-19 suelen ser más agresivos y, además, no ceden al tratamiento.

¿QUÉ TANTO INFLUYE EL FRÍO EN EL CONTAGIO DE LA COVID-19 Y LOS RESFRIADOS?

El clima tiene un efecto indirecto y ciertamente relacionado con las infecciones respiratorias en general, ya sea resfríos o inclusive puede haber relación en la mayor cantidad de casos del coronavirus.

Sucede que no es el frío propiamente lo que enferma a la persona, sino que durante esta época del año se generan una serie de características ambientales y cambios en el comportamiento de las personas, que inducen o facilitan la transmisión de infecciones respiratorias, en particular, las virales, así lo explica José Luis Cabrera.

“Los cambios de conductas y de comportamiento humano tienen que ver con una menor predisposición a ventilar los ambientes, a juntarnos en ambientes cerrados y una menor facilidad para asearnos las manos y desinfectarlas”, sostiene.

Entonces, no es el clima y el frío directamente lo que facilita la diseminación de las infecciones respiratorias, sino las conductas de los seres humanos que suelen gobernar durante esta época del año.

Asimismo, de acuerdo con Javier Jáuregui, la humedad también es un factor que influye en las enfermedades respiratorias. “La humedad va a hacer que existan exacerbaciones del broncoespasmo, exacerbaciones de los pacientes alérgicos que hacen broncoespasmos”, explica.

Además, hace mención a la sequedad de las mucosas, provocadas por las defensas mucociliares que se detienen con el frío. “Dentro de la vía aérea hay defensas propias, como la defensa mucociliar, que se deteriora con el frío, eso hace que aumente la predisposición a afecciones respiratorias”, añade.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA EVITAR CONTRAER INFECCIONES RESPIRATORIAS EN ESTE INVIERNO?

En general, podemos decir que para evitar contraer infecciones respiratorias de cualquier naturaleza; bacterianas o virales, resfríos o coronavirus, debemos mantener los ambientes ventilados, abrir las puertas y ventanas el mayor tiempo posible; asearnos, lavarnos las manos y desinfectarlas como se está recomendando en estas épocas de pandemia, además de continuar aislándonos como medida de prevención.

Por supuesto, no debemos olvidar el uso de doble mascarilla, en vista de que las enfermedades respiratorias se transmiten de persona a persona, a través de las gotitas de saliva, con la tos y el estornudo.

NUESTROS PODCAST

¿Cuánto tiempo dura la inmunidad después de la infección por Covid-19? - Espacio Vital

Está comprobado que las personas que tuvieron coronavirus pueden reinfectarse tiempo después. ¿Cuánto dura la inmunidad tras el primer contagio? El Dr. Elmer Huerta nos aclara la duda.