La corrupción: una historia compulsiva y recurrente

Aun con todo lo que se ha escrito sobre la corrupción en nuestra historia nacional, desde el Perú recién fundado y auroral a comienzos del siglo XIX hasta el Perú posmoderno y neoliberal del siglo XXI, estamos lejos de una comprensión concluyente y definitiva de la corrupción.

La corrupción es un mal social: una enfermedad grave y crítica. Es ya un logro contra la corrupción el detenerse a pensarla e investigarla con seriedad y disciplina de estudioso. No es un fenómeno que se pueda estudiar con facilidad, sin agotar fuerzas y voluntad en laboriosas jornadas, sin enfrentar escollos y dificultades, sin pesquisas. Los historiadores se toparon con la corrupción en el estudio de desarrollo histórico del Perú e idearon un proyecto de investigación: mirar con profundidad histórica la corrupción y averiguar su origen, su formación y su repercusión en la vida social. Al apropiarse de la corrupción como objeto de estudio, la historia del Perú ganó un nuevo horizonte de comprensión. Pero ese proyecto tardó mucho para desarrollarse.

Los estudios científicos de la corrupción coexisten perfectamente con las representaciones estéticas labradas por los artistas. | Fuente: Andina

El proyecto de un estudio conspicuo y pormenorizado de la corrupción en nuestro país da pábulo a historiadores y eruditos de nuestra historia nacional para que alimenten y nutran sus informes, ilustrando la evolución de la corrupción en el Perú como un fenómeno histórico-social con repercusiones en la política, la economía, la idiosincrasia y los derechos de las poblaciones, vulnerables a su influjo nocivo y malsano. A los ojos de los historiadores, el Perú bicentenario como Estado republicano y democrático es incipiente y arrastra un lastre del Perú premoderno, colonial: la corrupción que carcome las instituciones democráticas del Perú de hoy.

El historiador se apropia la tarea que le heredan los formadores de su disciplina, a sabiendas de que su aporte será siempre modesto. En ese sentido, la obra de Alfonso W. Quiroz cristaliza la tradición formativa. De su libro Historia de la Corrupción en el Perú (Lima: IEP & IDL, 2013) se desprende que la feudalización de la función pública fue la práctica habitual en el Perú colonial con el fin de obtener el máximo provecho personal en desmedro del Estado, que era, además, instrumento de dominación sobre las masas oprimidas y esclavizadas. El Estado de derecho sepultó a la Sociedad de Castas para que emerjan la sociedad civil, la ciudadanía y la democracia. Sin embargo, el inicio de la vida republicana no sepultó la noción arcaica de la política como un ejercicio de opresión y sumisión que encuentra en la corrupción su expresión contemporánea.

Los estudios científicos de la corrupción coexisten perfectamente con las representaciones estéticas (teatrales, literarias, poéticas, entre otras) labradas por los artistas, que rescatan y destacan el lado humano y muestran los padecimientos e infortunios de la vida cotidiana cuando son acentuados dramáticamente allí donde la corrupción campea con su injusticia y su violencia. Hombres y mujeres íntegros moldean el sentir de la nación y forman la peruanidad cívica que rechaza la corrupción y apuesta por la modernización del Estado.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más:
¿Qué opinas?