Fallar para tener éxito

El éxito es el resultado del aprendizaje del fracaso.

Normalmente, no estamos mentalmente preparados para experimentar el fracaso. Sin embargo, cuando queremos hacer cambios o adoptar nuevos hábitos, este proceso será lento y no seremos buenos en practicarlos al inicio, independiente de nuestra inteligencia, experiencia o destreza. La experiencia muestra que las personas acogen nuevos hábitos a través de un proceso de adaptación antes que mediante un cambio instantáneo. Sin embargo, dado que nuestra mente busca evitar este proceso, tenemos que acostumbrarnos a fallar para alcanzar el éxito.

| Fuente: Andina

Pero adoptar el fracaso como parte del proceso no es fácil. Por ejemplo, una persona que tiene miedo a hablar ante un gran público puede practicar dosificándose mediante experiencias frente a públicos pequeños y luego cada vez más numerosos hasta desarrollar una tolerancia ante situaciones de mayor dimensión. Por ejemplo, podemos diseñar una serie de pequeños experimentos en los que nos expongamos a situaciones con riesgo controlado (como intervenir brevemente en reuniones donde no somos los principales oradores) o bien practicar hablar frente a nuestros colegas o en las reuniones de trabajo por teleconferencia. Estos experimentos aumentan nuestra resiliencia y aprendizaje frente al hábito e inclusive desarrollan una suerte de inmunidad frente al fracaso cuando busquemos adoptar otros hábitos.

 

De manera similar, así como podemos aprender a fallar, también debemos de aprender a celebrar nuestros aciertos. Al tomar nota de nuestros aprendizajes, podremos revisar qué tanto hemos logrado en cualquier momento del proceso. Puesto que cada vez que padecemos un rechazo o una pérdida, tendemos a sabotear nuestra motivación de continuar con nuestro proceso, es importante tomar consciencia de los aprendizajes que hemos agregado durante nuestro camino. Por un lado, nuestra mente nos incita a alcanzar nuevas metas, pero a la vez, amuchas veces esa misma mente produce un miedo al fracaso. Sin embargo, podemos superar estos temores al ejercicio que lleva a la resiliencia y nuestra apertura a aceptar los fracasos.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más: