"Este libro en todas las manos, en todas las lenguas y en todos los corazones", es el título de una exposición, que se prolongará hasta el 31 de octubre y que fue presentada hoy en el castillo de Wartburg donde el reformador Martin Lutero comenzó su traducción de la Biblia.

El 4 de mayo de 1521, Lutero, que había sido condenado por la Iglesia y por el Sacro Imperio Romano Germánico -liderado entonces por Carlos I de España y V de Alemania-, se refugió en el castillo de Wartburg y, en el curso de diez semanas, tradujo el Nuevo Testamento del hebreo y el griego al alemán moderno.

Posteriormente, Lutero se ocupó de los libros del Antiguo Testamento y su versión de la Biblia se dio a la imprenta en 1534.

Antes de Lutero, ya había habido traducciones de la Biblia al alemán pero las traducciones habían sido hechas a variantes regionales del idioma y el primero que se esforzó por un texto que fuera entendido en todo el mundo germano-parlante fue el reformador.

Para ello, Lutero tuvo que sentar las bases de la lengua escrita alemana y en 1523 el reformador aún se quejaba de que no existía ningún texto que sirviera de modelo para ello.

La creación del alemán culto por parte de Lutero es identificada por muchos como la creación de la nación alemana.

"Los alemanes sólo se convirtieron en un pueblo con Lutero", escribió, siglos después de la Reforma protestante, Johann Wolfgang von Goethe.

La edición de 1534 se convirtió en el primer "best-seller" de la historia, al vender medio millón de ejemplares en doce años.

En cambio, la célebre edición de la Biblia de Gutenberg, publicada en 1450, sólo alcanzó a vender 180 ejemplares y para que un libro volviera a tener en Alemania el mismo éxito que el de la traducción de Lutero hubo que esperar 254 años.

Ese segundo "best-seller" fue el "Manual de urgencia y ayudas para granjeros" de 1788 mientras que el célebre "Werther" de Goethe, que conmovió a media Europa, no llegó a los 100.000 ejemplares vendidos.

La exposición del castillo de Wartburg incluirá la Biblia original de Lutero de 1534 así como un ejemplar de trabajo de 1541 con anotaciones del reformador.

Además, se muestran piezas relacionadas con el círculo de académicos que rodeaba a Lutero, así como sus instrucciones para la ilustración de la Biblia.

Efe
Sepa más: