Gripe aviar
Avicultores compran insumos para fumigar y controlar enfermedad. | Fuente: Andina

Desde la semana pasada, las avícolas reforzaron sus protocolos sanitarios para evitar la expansión de la gripe aviar (influenza H5N1) en las granjas, una amenaza para las aves de consumo masivo como el pollo, que podría repercutir su precio dentro del mercado.


Si el mal llega a las granjas podría generar grandes pérdidas de aves pues la influenza no tiene cura y es fulminante. “La enfermedad no afecta a las personas, a nosotros nos afecta porque si llega a una granja comercial, desaparece”, advirtió Alex Jerí, de la Asociación de Avicultores del Sur (Avisur).

 

¿Por qué podría generar un incremento de precios en el pollo?

 

Ante la escasez de aves, el precio en el mercado se elevaría por la gran demanda, la cual crece por campaña navideña, explicó Claudia Sicoli, directora académica de la carrera de Economía de UPC.

 


La enfermedad provocó la muerte de más de 13 000 aves silvestres y marítimas, según el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor)


 

“Lo que necesitamos es que Senasa trabaje los controles aviares lo más rápido posible, que descarte posibles transmisiones, sobre todo a las aves de consumo humano y que eso pueda disminuir la probabilidad de que se genere un aumento de precios o el traslado del consumo hacia otros productos que no sean aves”, refirió.

 

Para los primeros 30 primeros días, las avícolas calculan una inversión de S/ 120 000 soles para la fumigación y otras acciones de control. Este sobrecosto también podría trasladarse al precio final en los centros de abastos.

 

Apoyo del gobierno para controlar la gripe aviar

 

Para Claudia Sicoli, el apoyo del gobierno a través de Senasa, es necesario no solo para el control de la enfermedad, también para reducir los gastos de las avícolas y de esta forma el impacto en el precio final no sea tan alto.

 


“Hemos echado formol al piso para evitar la contaminación. Aquí la venta es baja desde hace tiempo, pero con la gripe aviar estamos en la incertidumbre, esperemos que no afecte, aunque todo impacta”


 

Sin embargo, Alex Jerí de Avisur descarta una gran ayuda de parte de las instituciones estatales, a parte del personal enviado desde el Ejército y el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa).

 

“Como no hay presupuesto del Estado, todos los avicultores estamos corriendo con los gastos del combustible, viáticos, hemos comprado equipos de fumigación, tenemos retroexcavadora para poder enterrar, recoger esas aves muertas para que no tenga contacto con las personas”, refirió.

 

Mercados atentos para detectar gripe aviar

 

En mercados como el de Caquetá, en el distrito limeño de San Martín de Porres, el precio del pollo se mantiene y el consumo es el mismo; sin embargo, la incertidumbre está presente, según los comerciantes.

Hemos echado formol al piso para evitar la contaminación. Aquí la venta es baja desde hace tiempo, pero con la gripe aviar estamos en la incertidumbre, esperemos que no afecte, aunque todo impacta”, refirió.

En Chiclayo, los comerciantes minoristas de pollo en el mercado La Paradita redujeron en 80 % sus ventas porque los consumidores temen al contagio de la gripe aviar.

Desde Lambayeque, donde se detectaron los primeros casos en aves de corral, se enviaron 120 muestras recogidas de 170 predios monitoreados para el descarte de la influenza, confirmó a RPP Noticias el director regional de Senasa, Félix Bobadilla,

 

Emergencia sanitaria

A la fecha, la enfermedad provocó la muerte de más de 13 000 aves silvestres y marítimas, según el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) y ahora también se detectó un caso de gripe aviar en una granja de la provincia de Huaura de la región Lima Provincias, las zonas costeras son las más propensas.

“Estamos evitando que llegue a traspatio, a las granjas comerciales, a los gallos de pelea. Pusimos una retroexcavadora para recoger las aves muertas, pero Capitanía no quiere que las entierre, pero si las sacamos seguirá contaminando otras zonas”, refirió Jerí.

El gobierno prohibió la movilización de aves domésticas vivas desde los focos detectados, trasladar las aves sin certificados sanitarios, ferias o eventos gallísticos, entre otros.

La recomendación para las personas es no manipular ningún ave con sospecha de la enfermedad y para las familias es reconocer los síntomas en sus animales de crianza.