Millennials: Quién, dónde y cómo trabajan los jóvenes en Perú

Las condiciones laborales son, a menudo, deficientes y la informalidad se acentúa entre los jóvenes, según un estudio del BID.

Los que solo trabajan en su mayoría son hombres jóvenes que crecieron y viven en hogares pobres, rurales, más numerosos, con menor educación y con familias monoparentales, en comparación con sus pares. | Fuente: ANDINA

La participación en la fuerza laboral a los 19 y a los 22 años es bastante alta. Las mujeres muestran una mayor inactividad, ya que es más probable que ellas se encarguen de forma exclusiva del trabajo del hogar y del cuidado de los otros por la asignación de roles de género, según el estudio del BID, Millennials en América Latina y el Caribe.

Mercado laboral juvenil

De igual modo, la proporción de ninis (jóvenes que no estudian ni trabajan) disminuye ligeramente entre los 19 y los 22 años y es significativamente menor a los datos representativos a nivel nacional, posiblemente por los diferentes intervalos etarios considerados.

La transición de los estudios al mercado laboral es gradual. Mientras realizan estudios postsecundarios, una proporción significativa de jóvenes continúa compaginando la educación formal con las actividades laborales (34% y 33% a los 19 y los 22 años, respectivamente).

Dónde trabajan

La mayor parte de los jóvenes que ingresan a la fuerza laboral se desempeñan como trabajadores dependientes, principalmente en actividades no agrícolas (83% a los 22 años). A los 22 años, los jóvenes trabajan en actividades de baja calificación, por lo general, como el comercio mayorista y minorista, servicios de hotelería, hostería y alimentos, transporte, bodegaje, manufactura y construcción.

El trabajo excesivo y el ingreso insuficiente son dos constantes entre los jóvenes que trabajan a los 22 años. La mayoría de ellos tiene más de un empleo a la vez y el 45% trabaja más de 48 horas semanales para recibir más ingresos. De hecho, al considerar exclusivamente la actividad principal, cerca del 56% de los jóvenes percibe ingresos inferiores al salario mínimo, en especial entre las mujeres.

Las condiciones laborales son, a menudo, deficientes y la informalidad se acentúa entre los jóvenes. Siete de cada diez jóvenes poseen un trabajo como dependientes que implica algún tipo de peligro y solo tres de cada diez tiene un contrato escrito y tiene derecho a recibir beneficios de la seguridad social.

Combinar estudio y trabajo

Cuatro de cada diez jóvenes que desempeñan actividades laborales a los 22 años, compaginan los estudios con el trabajo. Quienes solo estudian, crecieron y viven en hogares más ricos y con mejor educación que los de sus pares.

En promedio, ellos tienen mayores aspiraciones educativas: un 89% de los estudiantes de 15 años aspira a terminar la universidad (en comparación con el 78% de sus pares). Como era de esperarse, casi todos habían completado la educación secundaria y contaban con mayores conocimientos en matemáticas y lenguaje, en todas las edades.

En general, quienes solo estudian y quienes combinan trabajo y estudio son bastante similares en muchos aspectos. De hecho, los jóvenes que compaginan el trabajo y el estudio provienen en su mayoría de hogares más ricos y con mayor educación en comparación con sus pares.

¿Qué opinas?