OIT
Si la guerra se prolonga, los refugiados tendrán que permanecer fuera y buscar opciones de empleo, lo que creará una mayor presión en los mercados de trabajo y sistemas de protección social. | Fuente: EFE

La recuperación del empleo global se ve amenazado por la guerra entre Rusia y Ucrania ante la incertidumbre que genera, advierte la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El organismo sostiene que el avance del empleo tras la pandemia ya era lento, pero ahora está en peligro en medio del repunte de la inflación y las interrupciones en las cadenas de suministros globales que ha impulsado el conflicto bélico.

“La creciente incertidumbre y las repercusiones en la confianza de los inversores y de los consumidores frenarán la demanda agregada en el periodo de recuperación de la crisis del COVID-19″, señala un informe de la OIT.

Según indican, el fuerte impacto económico de esta guerra en el resto del mundo tiene que ver con el rol que tanto Ucrania como Rusia tienen como productores de productos básicos agrícolas, en particular de cereales, así como de petróleo y gas en el caso del segundo país.

Para los países de renta alta “pueden empeorar las condiciones del mercado laboral”, pero advierten que siguiendo el patrón de todas las crisis “la situación será más dura para los países de renta baja y media”, es decir, aquellos que ni siquiera habían logrado recuperarse de las consecuencias de la crisis sanitaria mundial en el empleo.

La OIT también sostiene que el impacto final de la guerra dependerá de si son exportadores o importadores de productos básicos..

En el caso de los importadores de alimentos y combustibles habrá un impacto negativo en su crecimiento, en el empleo y aumentará la pobreza, mientras que los exportadores podrían beneficiarse del aumento de los precios de los productos básicos.

Por el momento, la OIT estima que la guerra ha causado la pérdida del 30% del empleo en Ucrania. Si el conflicto cesara de inmediato, la recuperación todavía podría ser rápida y los puestos de trabajo perdidos pasarían a representar el 8.9%.

Sin embargo, si la guerra se alarga los empleos perdidos equivaldrían el 43.5%, además del efecto que esto tendría para el sistema social ucraniano, por el aumento de gastos y la disminución de ingresos.

Agrengan que al prolongarse la guerra, los refugiados tendrán que permanecer fuera y buscar opciones de empleo, lo que creará una mayor presión en los mercados de trabajo y sistemas de protección social

La OIT indica que no se ha podido establecer el impacto de la guerra y de las sanciones internacionales en Rusia porque no cuenta con datos confiables sobre el mercado laboral

(Con información de la Agencia EFE).