Delivery
Hace unas semanas al menos siete distritos de Lima Metropolitana estaban a favor de que el servicio de delivery realizado por apps se realicen con certificado negativo del COVID-19. | Fuente: Andina

Los restaurantes se encargarían de fiscalizar los protocolos sanitarios de las apps de delivery, como Glovo y Rappi.

Ante la falta de control a los trabajadores de las aplicaciones de reparto, la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) propone a los negocios de comida como sus nuevos aliados estratégicos.

De acuerdo con Juan Carlos Requejo, actual superintendente de la Sunafil, se está trabajando con los restaurantes para lograr el control de cumplimiento de protocolos, pues estos son los que más empleando las apps.

"El caso de los repartidores de las apps delivery en caso son sui generis ya que hay varios actores como las municipalidades distritales, el Minsa, Produce, entre otros, por lo que nos hemos reunido con ellos, también con las apps de reparto y aquellas que la usan en mayor medida como los restaurantes", dijo a Gestión.

Con esto, los controles de bioseguridad serían pasado en los centros en los que los repartidores van a recoger el pedido o mercadería que se solicite, y la empresa se encargaría de verificar que se cumplan los planes de prevención contra la COVID-19.

Requejo señala que esta idea ha sido respaldada por las municipalidades y en algunos distiritos como Miraflores, ya se están aplicando.

Esta medida se da pues, de acuerdo con las leyes peruanas, los repartidores de aplicativos no tienen un vínculo laboral definido con las empresas que operan las apps de delivery.