Delivery
Estas medidas sanitarias deben cumplirse con el fin de proteger la salud del personal, proveedores y clientes. | Fuente: Shutterstock

La reactivación económica y la nueva convivencia van de la mano, la mayoría de tiendas ya han abierto y la decisión de mantenernos en casa para protegernos del contagio del coronavirus es nuestra. De acuerdo con el presidente Martín Vizcarra, la Fase 3 de la reactivación de actividades económicas ya ha iniciado; y con ella se han implementado estrictos protocolos de bioseguridad con el fin de velar por la salud de todos los ciudadanos.

Aunque la cuarentena ha terminado y se ha convertido en una estrategia focalizada con normas de alistamiento obligatorio solo en siete regiones del país –Arequipa, Ica, Junín, Huánuco, San Martín, Madre de Dios y Áncash–, la pandemia continúa poniendo en riesgo la salud de todos. Por esta razón, muchos ciudadanos han optado por pedir que sus compras lleguen a la puerta de sus hogares a través de terceros.

Ya sea para la adquisición de comida, vestuario, calzado, electrodomésticos, entre otros productos; el servicio de delivery se ha convertido en una opción segura debido a su mínimo riesgo de transmisión de coronavirus. De esta manera, empresas y negocios de distintos rubros se han visto en la obligación de incorporar medidas de bioseguridad a lo largo de sus procesos de producción, almacenamiento, transporte y entrega de sus productos.

Asimismo, el Ministerio de la Producción publicó el Protocolo Sanitario de Operación ante la COVID-19 en materia de servicio de entrega a domicilio. En este se estipula la responsabilidad de las empresas que realicen el servicio de entrega a domicilio para brindar protección a sus repartidores ante posibles contagios, así como las medidas que debe acatar el cliente al recibir sus productos en casa.

Antes de la entrega

De acuerdo con el Ministerio de Producción, el empleador debe estar preparado para revisar y actualizar permanentemente los protocolos de su empresa, además de implementar medidas de higiene, limpieza y desinfección. Como disposición sanitaria para poder atender pedidos, los repartidores deben pasar por los siguientes procesos obligatorios para la prestación de servicios: desinfección diaria, medición de temperatura, verificación de uso de material de protección, entre otros.

En la cadena de distribución y comercialización de los productos se debe considerar el uso de barreras físicas de protección, siendo responsabilidad de la empresa el hacer entrega de kits de protección a sus trabajadores y realizar su reposición según lo vayan necesitando.  Asimismo, en todo momento se debe asegurar que los envases y empaques estén bien cerrados antes de ser entregados al repartidor.

Para el traslado del producto, el repartidor o repartidora limpiará y desinfectará el interior del contenedor con alcohol y lo dejará secar por un minuto. Una vez haga esto, podrá colocar el empaque dentro y cerrar el contenedor.

La persona repartidora usará el desinfectante de manos antes de retirar el producto empacado del contenedor y durante la entrega del producto mantendrá una distancia de seguridad de al menos un metro con el consumidor.

Por otro lado, también se han previsto medidas de control para asegurar una operación controlada y evitar la aglomeración de repartidores en los establecimientos, siendo recomendable para las empresas tener una proyección de la demanda esperada y así obtener el número necesario de repartidores por hora.

Entrega del producto

Para la entrega de pedidos al cliente, deberá tomarse en cuenta la distancia recomendada de dos metros entre persona y persona, y en todo momento evitar aglomeraciones. En este sentido, también se han dispuesto acciones tecnológicas para la prevención del contagio, como deshabilitar método de pago en efectivo y deshabilitar la firma para validar el cobro de orden.

La forma de entrega del pedido considerará el uso de un elemento que permita dejar el pedido en una superficie por encima del piso. Se tomarán en cuenta tres pasos importantes:

  1. Dejar el producto sobre la superficie y alejarse al menos dos metros
  2. Solicitar al cliente que recoja el producto de la superficie
  3. Proceder con la desinfección de manos y elementos usados en el reparto.

Recuerda que, como cliente, es importante que al recoger la entrega dispongas de la protección necesaria para cuidar tu salud y también la de quienes durante la crisis prestan estos servicios esenciales.