Unión Europea pide evitar "peligrosa carrera de subsidios" ante la ley antiinflación de EE.UU.

La Comisión Europea ha establecido con Estados Unidos un grupo de trabajo para abordar las preocupaciones europeas en cuanto a que la Ley de Reducción de la Inflación, que previsiblemente entrará en vigor en enero, no es compatible con las normas de comercio internacional y mina la competencia.

Jozef Sikela
“Es un juego peligroso y normalmente el ganador puede estar sentado en otro continente, no en Europa ni en América”, dijo el ministro checo de Industria y Comercio, Jozef Sikela, cuyo país preside este semestre el Consejo de la UE. | Fuente: AFP

La Unión Europea (UE) pidió evitar este viernes una “peligrosa carrera de subsidios” con Estados Unidos en respuesta a su futura Ley de Reducción de la Inflación, que desde enero contempla ayudas de unos 400.000 millones de dólares para inversiones en tecnologías verdes pero que la UE considera proteccionista.

“Hoy, acordamos que este desafío tiene que resolverse rápida y eficazmente. Es necesario evitar una carrera de subsidios que podría perturbar nuestra relación enormemente”, indicó el ministro checo de Industria y Comercio, Jozef Sikela, cuyo país preside este semestre el Consejo de la UE.

“Es un juego peligroso y normalmente el ganador puede estar sentado en otro continente, no en Europa ni en América”, advirtió Sikela en una rueda de prensa al término de un Consejo de ministros comunitarios de Comercio, en el que abordaron la Ley de Reducción de la Inflación, entre otros asuntos.

La Comisión Europea ha establecido con Estados Unidos un grupo de trabajo para abordar las preocupaciones europeas en cuanto a que esa legislación, que previsiblemente entrará en vigor en enero, no es compatible con las normas de comercio internacional y mina la competencia.

A su llegada a la reunión, los ministros europeos se manifestaron en contra de responder desde la UE con más subsidios con el supuesto fin de no perder competitividad con la industria estadounidense.

“Tenemos que tener cuidado con una carrera de subsidios que podría llevar, potencialmente, a un conflicto comercial”, apuntó Sikela, quien confió en que el grupo de trabajo lidie con los efectos negativos de la ley.

Consideró que es “pronto” para saber cómo se desarrollará la situación o si EE.UU. concederá a la UE “excepciones” como las que ofrece a otros de sus socios comerciales, como México o Canadá.

El vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea y responsable de Comercio, Valdis Dombrovskis, destacó por su parte que muchos ministros enfatizaron la importancia de que, en el actual contexto geopolítico, las diferencias con EE.UU. “no socaven nuestra asociación estratégica más amplia”.

“Las guerras de subsidios tienden a ser caras e ineficaces”, avisó el comisario letón, quien al mismo tiempo reconoció que deben estudiar cómo hacer de la UE “un lugar más atractivo para invertir y para nuestra producción industrial”.

Parte de la responsabilidad reside, aseguró, en el sector energético, ya que sus actuales altos precios “están causando problemas sustanciales y una pérdida de competitividad para nuestra industria”.

Igualmente, consideró que la UE debe revisar su propio sistema de subsidios en el sentido de que ya está dedicando gran cantidad de ellos para que la economía sea más ecológica, pero podrían ser más eficientes a la hora de obtener resultados.

Dombrovskis aseguró que las subvenciones verdes que prevé la ley estadounidense podrían discriminar a las industrias de la UE de la automoción, las energías renovables, las baterías y las de uso intensivo de energía.

IGUALDAD DE TRATO

“Lo que pedimos es equidad”, recalcó, “queremos y esperamos que las empresas y las exportaciones europeas reciban el mismo trato en Estados Unidos que las empresas y las exportaciones estadounidenses en Europa”, continuó.

En su opinión, “en el contexto geopolítico actual, y teniendo en cuenta nuestros objetivos ecológicos compartidos, deberíamos establecer alianzas en estos importantes sectores, ya sean las baterías, las energías renovables o el reciclaje”.

“Lo último que deberíamos hacer es crear distracciones innecesarias o nuevas disputas potenciales”, indicó, y pidió separar, en todo caso, las diferencias en este apartado de la “relación más amplia con Estados Unidos”, al que llamó “un verdadero aliado de la UE a la hora de apuntalar el apoyo a Ucrania, entre otras muchas cuestiones”.

El vicepresidente comunitario llamó en ese sentido a “profundizar y agudizar la unidad transatlántica” y, a EE.UU., a “mantener su apoyo a Ucrania”.

En la misma línea se mostró la secretaria de Estado española de Comercio, Xiana Méndez, quien a su llegada a la reunión afirmó que entrar “en una espiral de esquema de subsidios, que además sea incompatible con las reglas de comercio multilateral”, no solo puede llevar a un “empobrecimiento mutuo” sino que además puede “perjudicar y dañar a terceros países que ni siquiera pueden entrar a plantearse una competencia de este tipo”.

El ministro francés de Comercio, Olivier Becht, alertó de que una carrera de subsidios no solo puede ser “contraproducente”, sino que además un litigio ante la OMC podría ser también “un riesgo".

La UE y EE.UU. celebrarán en Washington el próximo 5 de diciembre una nueva edición de su Consejo de Comercio y Tecnología, foro en el que abordan la cooperación ante retos de comercio internacional y en el que volverán a hablar de la Ley de Reducción de la Inflación.

(EFE)