El cantante español Alejandro Sanz llevará su noveno material de estudio, "La música no se toca", por casi toda Latinoamérica, incluida Venezuela y no dudó en afirmar que "ahora nos escribimos y todo" vía Twitter con el presidente Hugo Chávez.

Este es su primer disco para Universal tras veinte años "maravillosos" en Warner, porque llegó un punto en que sentía que había "tocado techo" y necesitaba "nuevas ilusiones".

El título, explica, es una reivindicación de que "la música es algo más que una aplicación de iPhone".
"Hace tiempo que me resigné a quedarme en mi trinchera, que es donde soy útil, no enfrentándome por ahí", indicó a Efe.

Sanz también se animó a hacer una reflexión respecto a la actual situación española indicando que “está fatal y lo que yo quiero con mi música es alegrarle un poco la vida a la gente".

Con relación al nacimiento de su nuevo hijo, indicó que “cuando un acontecimiento está muy reciente, me siento un poco intimidado para escribir sobre él”, dejando abierta la posibilidad de dedicarle un tema.

Sanz, que ejerció de jurado en la primera edición mexicana del concurso de talentos televisivo "La voz", se felicita por el éxito de este formato musical en televisión, que tiene ya una versión española.

En cuanto a su evaluación personal como artista, lo tiene claro: "Todavía estoy por escribir la mejor canción y el mejor disco que pueda hacer".