RPP/Marcos Re

Por 18 años Antonio Banderas y Melanie Griffith se mostraron en público como una pareja estable, con un matrimonio que no tenía intenciones de terminar. Por esto, el anuncio de su divorcio el viernes pasado generó sorpresa en sus seguidores.

Amigos de ambos actores dijeron a la revista "People" que el quiebre no impactó al círculo íntimo de la pareja, pues hace años estaban en crisis. Solían pelear con frecuencia y los constantes viajes de trabajo de Banderas no ayudaban a solucionar sus diferencias.

"El quiebre no es algo nuevo y repentino, han tenido problemas por varios años", dijo una persona cercana a ellos. "Las peleas y separaciones fueron demasiadas", añadió la misma fuente, la cual reveló que el principal obstáculo de la pareja era la carrera del español.

"Él siempre llevó un estilo de vida internacional, y durante el tiempo que permanecían separados por negocios o películas, él llevaba una vida propia, lejos de ella", explicó el amigo de la pareja a la revista.

Otra persona aseguró a "People" que los viajes de Banderas efectivamente los hacían estar mucho tiempo separados, pero en esas fases "podrían hablar por teléfono cinco veces al día. Parecía que les funcionaba".

Melanie Griffith presentó la demanda de divorcio el viernes pasado en una corte de Los Ángeles. La actriz aludió a "diferencias irreconciliables".