En un intento desesperado por mantenerse alejado de los escándalos, el rapero estadounidense juró y rejuró no haber difundido las imágenes que muestran a su ex novia completamente desnuda.

Las comprometedoras fotografías, publicadas el fin de semana en varios sitios de Internet, escandalizaron al miles de fanáticos de Rihanna quienes aún permanecen incrédulos ante el bochornoso incidente.

El primero en ser señalado como responsable de la difusión fue precisamente Chris Brown, aunque éste no tardó en desmentir las acusaciones vertidas por el polémico blogger Pérez Hilton.

"Esto es falso y difamatorio. Chris no ha distribuido ni compartido estas imágenes de Rihanna", explicó su representante en un comunicado.

El cantante intenta mantenerse alejado de cualquier situación que pueda complicar el proceso judicial que enfrenta por golpear brutalmente a su ex pareja.