Demi Lovato, Jean-Claude Van Damme y Carrie Fisher, entre otras celebridades de Hollywood, son ejemplos de personas que viven con el trastorno bipolar. También conocida como depresión maniaca, el desorden bipolar es una enfermedad que se manifiesta entre los 18 y 24 años de edad, y que dura toda la vida.

Las personas que tienen esta enfermedad experimentan etapas intensas de felicidad  y euforia, llamadas manías. Este período se alterna con otra etapa de depresión, en los cuales los pacientes experimentan emociones de tristeza y preocupación, tienen problemas para concentrarse e incluso piensan en el suicidio.

Las emociones experimentadas son tan fuertes que interfieren seriamente con la vida de las personas que las experimentan. A continuación te contamos cómo 5 famosos han convivido con esta enfermedad.

Catherine Zeta – Jones: La actriz galesa fue internada en una clínica el 2011 para tratar su bipolaridad. Según un amigo cercano, a Zeta- Jones hasta salir a cenar le parecía una acción abrumadora.

Demi Lovato: En el 2011, la Estrella juvenil estuvo internada en un centro de tratamiento para controlar su anorexia y bulimia. Fue en este lugar donde fue diagnosticada también con trastorno de bipolaridad. “Si veo al pasado todo tiene sentido. Había veces en las que estaba eufórica, escribía siete canciones en una noche y no dormía hasta las 5:30 am” declaró a la revista People.

Jean-Claude Van Damme: Luego de filmar Knockoff y tratar de suicidarse en 1997, Van Damme fue diagnosticado oficialmente como bipolar. Para el actor belga, vivir con esta enfermedad durante su juventud fue duro. “Algunos días me amaba y otros me odiaba. Soy bipolar extremo y estoy tomando medicinas para esto”, declaró en una entrevista ofrecida en 2011.

Carrie Fisher: La famosa actriz que interpretó a la princesa Leya en la saga de Star Wars le contó en el 2002 al medio USA today cómo actuaba cuando tenía una crisis maniática. “Me rapé el pelo, me hice un tatuaje y quería convertirme al judaísmo”, explicó.

Linda Hamilton: La protagonista de Terminator confesó en el 2004 que era bipolar, 10 años luego de su diagnóstico. La actriz comentó que cuando se encontraba en las fases depresivas sentía que estaba en lo profundo de un agujero del cual no podía salir sin importar cuánto tratara.


Sepa más: