'La chica del agua', cuyo verdadero nombre es Kelleth Cuthbert, se robó el show en los Globos de Oro 2019 opacando a grandes estrellas en la alfombra roja. Ahora volvemos a saber de ella porque demandó a la marca de agua mineral Fiji, para la que trabajó como impulsadora en la ceremonia, y a The Wonderful Company por usar su imagen sin autorización en una campaña de márketing. 

Según la querella, presentada en la corte superior de Los Ángeles (EE.UU.), la campaña (para la que usaron una imagen suya, de cartón, a tamaño real) fue creada al día siguiente de los Globos de Oro. La compañía trató de contactar a su agente, pero antes de que Cuthbert diera su autorización ya estaba colocada en las tiendas Bristol Farms de West Hollywood.

Según los abogados de 'la chica del agua', la empresa Fiji trató de persuadirla con regalos para ceder los derechos. También la presionaron para grabar en un video una "falsa firma de falsos documentos" diciendo que era embajadora de la marca. "Los papeles no eran un acuerdo y fueron destruidos por Kelleth Cuthbert", se especifica en la demanda. 

La modelo pidió compensación monetaria inmediata por el uso de su imagen y solicitó que se dejen de utilizar. Fiji respondió e indicó que la demanda es "frívola y enteramente sin mérito". "Después del momento en las redes sociales durante los Globos de Oro, negociamos un acuerdo generoso con la srta. Cuthbert que ella violó. Confiamos que prevaleceremos en la corte. Tenemos una excelente reputación al trabajar con nuestros talentos", sostuvieron a la revista Elle

Con su vestido azul y fotogenia, 'La chica del agua' se convirtió en un ícono y viral de Internet hasta tener su propio meme. Después de su paso por la alfombra roja, apareció como reportera del Super Bowl y apareció como invitada en una telenovela estadounidense.  

OTRA QUEJA

Adicionalmente, la actriz Jamie Lee Curtis se quejó porque la marca de agua utilizara una foto suya para su publicidad. En su cuenta de Instagram, ella contó que específicamente se movió al ver a las anfitrionas de Fiji y Moet que buscaban promocionar sus marcas en la alfombra roja. 

"Sabía por qué había un fotógrafo allí y me moví mientras les decía que no quería hacer publicidad para ninguno de ellos. Claramente, este ángulo [de acuerdo a la foto del Instagram] muestra que me moví para que no esté detrás mío, y aún así sucedió. Los auspiciadores necesitan tener permiso de las personas cuando les toman fotos cerca de sus productos", comentó la actriz. 

¿Qué opinas?