Tras 31 años de matrimonio, el actor Mel Gibson ya está formalmente divorciado de Robyn Moore, madre de siete de sus hijos y que recibirá la mitad del patrimonio acumulado por el intérprete, valorado en cerca de 1.000 millones de dólares, informó hoy la prensa estadounidense.

El divorcio se formalizó el viernes en una corte de Los Ángeles, aunque ya estaban separados desde 2006.

Al no existir un acuerdo prematrimonial, el divorcio supone la división a partes iguales del patrimonio acumulado por el actor, según indica la ley de California.

La fortuna del artista ronda los 1.000 millones de dólares, en concepto de ingresos por su trabajo y de las propiedades que posee, por lo que su divorcio está considerado el más caro en la historia de Hollywood, según la revista People.

La pareja se distanció tras el arresto de Mel en 2006 por conducir ebrio y Robyn alegó "diferencias irreconciliables" como motivo desencadenante de su decisión de separarse.