Instagram

El día de ayer se conoció la triste noticia sobre el fallecimiento de Bobbi Kristina Brown, hija de la también fallecida cantante Whitney Houston. Y ahora que finalmente perdió la batalla tras vivir durante siete meses en un coma inducido, su novio y rumorado esposo, Nick Gordon, se encuentra realmente desconsolado, y sus seres más cercanos temen por la vida del chico.

“Nick está en vigilancia por temor a un suicidio. Está fuera de control, lleno de arrepentimiento y tristeza. Él continúa diciendo que si tan solo Bobbi Kristina hubiese escuchado su voz, las cosas podrían haber sido diferentes. Ella podría haber vivido”, dijo una fuente en exclusiva a HollywoodLife.com.

Durante el tiempo en que Bobbi Kristina estuvo hospitalizada, su familia se encargó de mantenerla alejada de Gordon, por lo cual él no tuvo ningún tipo de contacto con ella desde que la encontrara inconsciente en la bañera de la casa que ambos compartían.
 
El 31 de enero Brown fue encontrada inconsciente por Nick y su amigo Max Lomas, quienes intentaron revivirla mientras llegaba la ayuda médica. Sin embargo, fueron los paramédicos quienes lograron revivirla y llevarla al hospital donde posteriormente sería inducida a un coma.

“Bobbi Kristina Brown falleció el domingo 26 de julio de 2015, rodeada por su familia. Ella finalmente está en paz en los brazos de Dios”, dijo la familia Houston a E! News. “De nuevo le queremos agradecer a todos por su tremenda cantidad de amor y apoyo durante estos últimos meses”.

Bobbi Kristina pasó sus últimos días en el Peachtree Christian Hospice de la ciudad de Atlanta.