AFP

La guapa exreina de belleza, Nicole Faverón, es un testimonio vivo de que el cáncer puede curarse si se detecta a tiempo, pues ella viene dando batalla para acabar con un tumor en el seno.

De adolescente descubrí que tenía un bulto, me dijeron que era una filoides, un tumor que podía crecer y deformar la mama o convertirse en maligno”, aseguró a América Noticias.

Cuando pensó que había ganado la batalla, el tumor volvió a aparecer haciéndola más fuerte que nunca.

“Después de más o menos un año, volví a producir este tipo de tumor. Me lo volvieron a sacar y me extirparon parte de la mama. En ese momento yo pude sentir lo que sienten muchas de las mujeres que están en el INEN”, indicó.

Faverón deberá seguir un tratamiento médico por un tiempo más para asegurar su completa recuperación.