Una de las cosas rescatables de la goleada del Bayern Munich sobre el Nuremberg fue la tapada que tuvo el portero Tom Starke en el penal ante el remate de Timmy Simons.

Starke tapó el penal con la cara y le dio seguridad al arco del equipo del peruano Claudio Pizarro.