De Bruyne, la estrella de Bélgica rechazada por Mourinho y potenciada por Guardiola

El mediocampista de los ‘Diablos Rojos’ es una de las figuras de su selección y ha sido elogiado por ‘Pep’ Guardiola como uno de los mejores futbolistas a los que entrenó. Hace unos años, sin embargo, otro entrenador de élite no lo supo aprovechar.
De Bruyne celebra luego de anotar el segundo gol de Bélgica a Brasil. | Fuente: Getty | Fotógrafo: Koji Watanabe

Recién llegado a Inglaterra, con escasas semanas de rodaje como entrenador del Manchester City, Pep Guardiola apreció en un muchacho pelirrojo, Kevin de Bruyne, un talento especial. "Es uno de los mejores futbolistas que he entrenado, Messi aparte", dijo el técnico catalán. Casi dos años después, el volante de Bélgica se ha convertida en uno de los mejores jugadores de Rusia 2018: con un gol suyo, su selección eliminó a Brasil y se enfrentará a Francia en las semifinales.

"Es absolutamente fantástico. Lo tiene todo. Sabe qué hacer en cada acción del juego. Cada vez escoge la mejor opción. Tenemos mucha suerte de contar con él. Espero que disfrute jugando con nosotros”, dijo entonces Guardiola sobre De Bruyne. Era septiembre de 2016 y el laureado exentrenador del Barcelona y el Bayern de Múnich ya reconocía en el belga a un jugador con magia.

Durante la última temporada, de récord para el campeón de la Premier League, Guardiola siguió siendo elogioso con él: "No tengo duda de que De Bruyne es un serio candidato a ganar el Balón de Oro. Él no ha jugado bien solo un partido, sino toda la temporada. Es difícil encontrar a alguien que juegue mejor en su posición, teniendo en cuenta la manera como ha venido actuando".

Del rechazo al éxito

El fútbol y los entrenadores de élite no fueron siempre tan generosos con De Bruyne. Nacido en junio de 1991, el talentoso mediocampista inició su carrera en el Genk de su país y en el 2012 fue fichado por el Chelsea. Tras jugar unos cuantos amistosos, el técnico Roberto di Matteo, que acababa de ganar la Champions League del club, decidió prestarlo al Werder Bremen. En Alemania, el belga hizo una buena temporada con 10 goles en 30 partidos.

Al año siguiente, tras su buen paso por la Bundesiga, De Bruyne volvió a Stamford Bridge con la esperanza de encontrar un lugar en el primer equipo. Según dijo su agente entonces, José Mourinho, quien acaba de volver al club como entrenador, le aseguró que tendría con futuro con los ‘Blues’. El resultado fueron solo tres partidos y cero goles en esa temporada por la Premier League. Meses después, fue vendido al Wolfsburgo alemán.

“Diría que era una relación distante”, contó este año a la BBC sobre cómo se llevó con Mourinho durante su mal paso por el Chelsea. “Sólo hablé con él dos veces. En una le dije que quería irme al Dortmund, al inicio del verano, y en la segunda le insistí que quería salir; era mejor para mí porque quería jugar al fútbol”

Nuevamente en Alemania, De Bruyne tuvo una buena temporada y media con el Wolfsburgo, lo que hizo que desde la Premier League se interesen por él. Esta vez no fue el Chelsea, sino el Manchester City de Manuel Pellegrini. Tras un buen primer año en el club entre el 2015 y 2016, su explosión futbolística se dio con la llegada al equipo ‘citizen’ de Guardiola, quien lo convirtió en una pieza clave de su fútbol de posesión.

De Bruyne saluda a Guardiola, el técnico que lo potenció en el Manchester City. | Fuente: AFP

En el último año, De Bruyne aportó ocho goles y dieciséis asistencias al Manchester City en la Premier League; sumó igualmente un tanto y otros cuatro pases definitivos en la Champions League, en la EFL Cup y en la FA Cup también se confirmó como goleador y asistente. En esa doble faceta está destacando también en el Mundial de Rusia, con la selección de Bélgica.

Jugador multiusos

De Bruyne se está confirmando como un jugador total, ya sea como mediocentro ofensivo o falso '9', como en el último movimiento táctico del técnico español Roberto Martínez. El entrenador de los Diablos Rojos replanteó su esquema para el cruce de cuartos de final ante la selección de Brasil, pentacampeona del mundo y favorita por contar con Coutinho y Neymar. 'Bob' sorprendió a Tite con su 4-3-3. Aparcó el 3-5-2, pero no solo eso: alejó a Romelu Lukaku de la punta del ataque.

Martínez movió al delantero del Manchester United hacia la derecha, para atacar el espacio que a menudo deja libre Marcelo y para obligar a Joao Miranda a abandonar el eje de la defensa. Ahí se movió con libertad Kevin De Bruyne ante la Canarinha, con Eden Hazard y Romelu Lukaku en los flancos. Thiago Silva y Joao Miranda, sin referencia, debieron asistir a Fagner y a Marcelo, más limitados en la vigilancia defensiva dada su alma atacante. De esa incertidumbre bebió De Bruyne para destacar en unos 60 primeros minutos brillantes.

Fernandinho, en el minuto 13, batió fatalmente a su compañero Allison Becker. En el 31, una poderosa cabalgada de Lukaku acabó en De Bruyne. En una acción en la que Brasil añoró a Casemiro, con un potente derechazo el habilidoso jugador del Manchester City se erigió otra vez en protagonista. Ya había sido vital en el triunfo en octavos de final ante la selección nipona, conduciendo magistralmente el contraataque que significó el 3-2, en tiempo añadido (min. 90+4), de Nacer Chadli.

En cuartos de final dejó su sello con un gol que permitió a los suyos sobrevivir a la avalancha final del conjunto brasileño. Con Bélgica en semifinales y haciendo méritos para pisar la ronda final, Kevin De Bruyne se postula como candidato al Balón de Oro toda vez que Leo Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar Jr están fuera del certamen.

Guardiola ya auguró, no obstante, que un joven pelirrojo merecía un lugar en la mesa de los más grandes. "El nivel de que está teniendo Kevin esta temporada y la pasada muestra que tiene potencial para esas cosas. No hay muchos jugadores de los que se pueda decir algo así", se sumó Roberto Martínez.

(Con información de EFE)

¿Qué opinas?