Foto: Cuarto Poder

 “Esto no fue un accidente, fue un asesinato”, asevera el abogado de la familia Oyarce, quien además sostiene como hipótesis que hubo premeditación en la fatal caída del hincha de uno los palcos del Monumental, mientras el abogado del principal acusado, David Sánchez-Manrique, “alias loco David”, refiere que su defendido es responsable de los hechos de violencia, pero no del crimen en agravio de Walter Oyarce.

“Ni siquiera es un homicidio simple. Cuando concurren determinadas circunstancias agravantes se convierte en homicidio calificado o asesinato”, mencionó José Ugaz, según un reportaje difundido por el programa Cuarto Poder.

Dijo, además, que existen testigos indirectos que apoyan la tesis de la premeditación, por cuanto estos tendrían información de que estas acciones fueron planificadas. “No estamos hablando de un aparente momento de ofuscación producto de la ingesta de sustancias tóxicas. Hubo una planificación para que se produzcan los hechos que hoy todos conocemos”, precisó.

Sobre esta hipótesis, el abogado Jorge Villarreal dijo que su patrocinado y el joven fallecido se encontraban en lugares distintos. “Este hecho se origina porque hubo una trifulca. Con el hecho de concurrir se inmiscuyeron en un problema”, agregó.

En otro reportaje de Punto Final, el letrado negó también que David Sánchez-Manrique haya participado del crimen y sobre la acusación del “Negro Ampilio”, quien acusa al “loco David” de haberlo querido sobornar para que se autoinculpe de la muerte, sostuvo que es un mecanismo de defensa que, como abogado, lo habría utilizado.