En medio de los tensos debates y cruces entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin y varios líderes occidentales, reunidos en la cumbre del G-20 celebrada en Brisbane, Australia, se coló un momento tierno y simpático de la mano de uno de los emblemas del país.

Varios líderes mundiales se dejaron fotografiar con osos koalas. Los animales permitieron distender las cruzadas conversaciones sobre la crisis en Ucrania y la lucha contra el ébola en África.

Los animales fueron sostenidos por distintos presidentes y primeros ministros, como Barack Obama, Angela Merkel, Dilma Rousseff y Vladimir Putin, entre otros.

Los koalas son reconocidos por "abrazar" árboles; sin embargo, estos marsupiales se abrazan a los troncos y ramas para controlar su temperatura corporal, pues al asirse a los árboles logran reducir su temperatura.

Los koalas, especie de Australia, están en peligro de extinción debido al calentamiento global que afecta y reduce su hábitat. Además, el crecimiento de las ciudades ha provocado la pérdida de los árboles de follaje, necesarios para la supervivencia de estos animales.