EFE

Su mirada escalofriante e imponente presencia le suelen brindar personajes oscuros o malvados. Por eso, Benicio del Toro está especialmente contento con Mambrú, el cooperante al que da vida en "Un día perfecto", la nueva película de Fernando León, ambientada en la guerra de los Balcanes.

"Es un tipo de personaje que no me suele llegar. Vi en él la oportunidad de intentar algo distinto y con sentido del humor. Y ya después de acabar y ver el resultado, estoy convencido de que me gustaría intentar otro personaje con ese sentido del humor o más",  dijo el actor en una entrevista con Efe.

Del Toro admiraba desde hace años el trabajo del autor de "Los lunes al sol" y ambos tenían ganas de trabajar juntos. Para León, el portorriqueño era perfecto para encarnar esa mezcla de "idealismo y pragmatismo", de "compromiso y desencanto" que representa Mambrú.

La película, estrenada este fin de semana en España tras su debut en el Festival de Cannes, muestra cómo es su rutina. Y lo hace con una mezcla de humor negro y drama, a ritmo de punk rock, en una atmósfera donde la realidad y el absurdo se dan la mano y los aspirantes a héroes se quedan para limpiar letrinas.

El ganador de un Óscar por su policía de "Traffic" (2000) cuenta que contactó con "muchos Mambrús reales" para preparar el papel, gente de Médicos sin Fronteras y otras asociaciones en España, donde se rodó íntegramente el filme. EFE