Referencial/AFP

Un cazador búlgaro con problemas mentales ha sido arrestado tras haber matado este viernes a tiros a un policía y herido a otros tres que habían acudido a su casa a detenerlo por amenazas formuladas contra los niños de un colegio cercano, contra los que había prometido disparar por el ruido que hacían.

"El sospechoso, que recibió con disparos a los agentes antiterroristas que acudieron esta mañana a su casa a detenerlo por posesión de armas de fuego, matando a uno e hiriendo a otros tres, ha sido arrestado", anunció el ministro Interior, Tsvetlin Yovchev.

El sospechoso, de 53 años, residente en la localidad de Lyaskovets, fue herido de bala durante el arresto y se encuentra hospitalizado.

Los agentes acudieron a detener al cazador después de que el director de un colegio cercano hubiera denunciado haber recibido cartas en las que el hombre amenazaba con abrir fuego contra los niños por el ruido que hacen en el patio del colegio.

Tras abrir fuego contra los uniformados, el sospechoso se atrincheró en su casa y siguió disparando contra los policías que rodeaban en edificio hasta que puso ser reducido.

EFE